Skip to content

Dos meses de “nada” en la montaña [VIDEO]

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

Maricao. “Volver a empezar, es un dolor fuerte que no se lo deseo a nadie”.

A tres meses de quedarse sin casa, Elma Vega Lugo se guía ahora por la esperanza de volver a tener un techo propio. Mientras, ella, su hija y sus dos nietas se refugian entre la casa de una amiga y su vecina de siempre, con quienes ha compartido en los últimos 60 días, la pena de haberlo perdido todo con el paso del huracán María.

A oscuras y sin agua potable para consumo, pasa “las de Caín”. En este pueblo de la zona oeste central los maricaeños todavía están en la fase de emergencia, pues los trabajos de recuperación no llegan ni a paso lento.

Todavía los restos de su casita en madera y zinc yacen en el terreno que con sacrificio mantiene al costado de la carretera PR-366 del barrio Las Piedras en Maricao. Allí, en el kilómetro 1.5, quedaron sepultadas bajo los escombros todas sus pertenencias. “Lo perdí  todo”, manifestó. “Eso no fue fácil”, narró la mujer.

Elma recuerda que el pasado 20 de septiembre no quería salir de su casa. Empero, accedió al desalojo cuando le dijeron que “lo que venía no era fácil”.

Cuando pasó la tormenta y pudo regresar a su casa, su corazón se quebró. “Uno tener todo y de la noche a la mañana ya no tener nada, estar en cero otra vez, no es fácil”, manifestó la mujer que vive del trabajo en las fincas de los productores locales.

This slideshow requires JavaScript.

 

Al igual que ella, su vecina Digna Martínez Santiago, vivió la angustia de ver su casa sin techo. Aunque las paredes no se cayeron, todo lo que adentro había se perdió con la lluvia y el viento.

“Mi experiencia fue que yo caminé. Después que pasó todo, yo subí desde Maricao (desde el pueblo a 20 minutos en carro) bajo lluvia hasta llegar aquí y encontrarme que mi techo se había ido”, narró la también obrera del agro en las fincas aledañas.

Tras 14 años en la agricultura, ambas obreras y jefas de familia, quedaron sin empleo, sin casa y sin saber cómo ni cuándo recuperarán su vida. Aseguran que “todavía FEMA no ha venido a investigar, a dar alguna ayuda, nada”.

Casualmente ese día (sábado 18 de noviembre), a varios kilómetros de sus casas, en la cancha bajo techo de Indiera Fría, el boxeador Felix Tito Trinidad repartía a los maricaeños comida y víveres junto a varios comerciantes. Pero ni Digna, ni Elma, ni sus hijas y nietas, podían llegar hasta allí para recibir la ayuda porque no tienen carro.

Aun así, la fe y la esperanza de un futuro prometedor les da fuerzas para seguir adelante a estas dos jefas de familia. “Yo volveré a levantarme. Mientras tenga un poco de salud y tenga fuerza, vuelvo a levantarme de nuevo”, afirmó Digna, al tiempo en que Elma concurría en que “hay que seguir hacia adelante”.

Según el alcalde Gilberto Pérez Valentín, Maricao  solo alcanza a tener un 10 % del servicio de agua potable. Nadie tiene luz. “En energía eléctrica estamos en cero”, según afirmó el pasado sábado, al tiempo en que reconoció que las brigadas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ya empezaban  a levantar los trabajos para restablecer el servicio.

“Lamentablemente tengo que decirlo así: la Autoridad de Energía Eléctrica ha sido bien negligente con Maricao”, sentenció el alcalde novoprogresista.

Pérez Valentín recordó al gobierno central que “Maricao tiene la única farmacéutica (Fresenius) que produce el 90 por ciento del plasma; las bolsas de suero que produce la Cruz Roja a nivel mundial salen de Maricao; y al día de hoy tenemos cero energía eléctrica”, dijo el alcade, advirtiendo que ello pone en riesgo algo más que los 500 empleos que produce la fábrica.

“La fábrica está gastando cerca de 3,000 galones de diesel diarios desde la tormenta”, acotó.
De igual forma, el hospital del pueblo opera con un generador eléctrico, y el ayuntamiento suple combustible para mantenerlo operando, según dijo el acalde.

El ejecutivo municipal aprovechó para hacer un llamado a la legislatura. “Que se acuerden, tanto Cámara y Senado, que los municipios del centro de la Isla estamos bien apretados económicamente. Siempre hacen ajustes (en presupuesto central) y pagan los platos rotos los municipios”, concluyó.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: