Skip to content

El Año 2020: Año de la Pandemia

Por Juan Castañer / División de Análisis y Política Económica, EstudiosTécnicos, Inc

El 2020 está marcado por dos eventos o sucesos extraordinarios: los terremotos de principios de año, y, mucho más impactante, el comienzo de la actual pandemia del COVID-19 en marzo pasado. Su impacto súbito y generalizado, y las medidas de suspensión de las actividades comerciales que se adoptaron para su control, han ocasionado una contracción drástica de la economía, en particular en la actividad comercial y, como resultado, en el mercado laboral.

La recuperación está siendo lenta, y su avance se ve retrasado por el nuevo surgimiento en casos, lo que se traduce en una posposición de la recuperación para ya entrado el 2021. Los acontecimientos de este año se han desarrollado en el contexto de dos factores claves: la contracción económica que, con la excepción del fiscal 2019, ha caracterizado la economía local desde el fiscal 2007, y la reducción en población.

La magnitud de la contracción en el crecimiento real del PNB ha sido notable. La economía se ha contraído a una tasa acumulada de 23% desde el 2007. El crecimiento registrado en el fiscal 2019 es mayormente reflejo del impacto de los desembolsos de los fondos federales de reconstrucción post-María. El estimado para el 2020 fiscal es de una contracción del 4.4%.

Desde el 2000, la población de Puerto Rico ha ido disminuyendo, en gran medida por la emigración y por una muy baja tasa de nacimientos. Entre el 2000 y 2010 la población se redujo en 84,816 personas; entre el 2010 y el 2019 disminuyó en 532,095 habitantes, impactado particularmente por la emigración post María. La tendencia se proyecta que continúe en los próximos años, culminando con una población de 3.1 millones en el 2025. Al distribuir la población por grupos de edad, es notable que en el 2000 el cohorte de edad de 65+ era el 11.2% de la población y, en el 2019, 21.3%. Este cambio en la estructura poblacional impacta a todos los mercados pero, particularmente el de vivienda, servicios de salud y educación

Empleos

Aparte del número de afectados en cuanto a contagios, el impacto visible más inmediato de la pandemia ha sido en el mercado laboral. El aumento significativo en el número de desocupadas, se vio reflejado en los niveles nunca vistos en las nuevas reclamaciones por los beneficios de desempleo, que sobrepasaron los 388,000 de marzo a esta fecha.

La tasa de desempleo ha estado muy por encima de los valores en el 2019. Esatasa, sin embargo, no refleja el impacto total de la pandemia. Si se incluyera a los trabajadores que tenían empleo – pero estaban en lo que se conoce como “furlough” o licencia – entre los desempleados, la tasa de desempleo de octubre se ubicaría en 11.3%.   (1)

De una reducción de 5,700 empleos privados asalariados en marzo respecto a febrero, la caída en empleos asalariados incrementó a 124,300 (respecto a febrero) en abril.

Los sectores más impactados en cuanto a la pérdida en empleos han sido los de alojamiento y servicios de alimentos, comercio, servicios profesionales y de negocios, y construcción. A octubre, el empleo en estos sectores estuvo 50,000 por debajo de sus niveles en febrero, lo que no deja de ser un avance comparado con la disminución de 107,000 empleos en abril, al comienzo del acuartelamiento o “lockdown.

Como indicamos, el número de nuevas reclamaciones por desempleo alcanzó sus máximos históricos este año, a 152,396 en abril. Acumulado desde mediados de marzo, el número fue de 384,955 reclamaciones. Si bien es cierto que las nuevas reclamaciones por desempleo han ido disminuyendo, todavía representan un signo de debilidad del mercado laboral.

En balance, el empleo asalariado privado se ha ido recuperando lentamente desde abril. No obstante, el ritmo de los aumentos intermensuales ha ido disminuyendo, de 23,600 en junio a 6,600 en octubre.

Ventas al detalle

Los desembolsos de los estímulos federales y locales relacionados con el COVID-19 han impulsado las ventas al detalle. En agosto (último mes con datos disponibles), las ventas aumentaron $356.4 millones respecto a febrero, el cuarto mes de aumento consecutivo. Los sectores de más ventas han sido los de vehículos de motor, mueblerías, ferreterías, y tiendas de efectos electrónicos. Aún así las ventas totales estuvieron un 8.3% por debajo del nivel de 2019.

La pregunta clave es si, una vez estos fondos vayan disminuyendo luego de septiembre, y desparezcan luego de diciembre 31, se hubiesen podido sostener estos aumentos en ausencia de un nuevo programa de ayuda. Entendemos que no, y por eso el que el Congreso haya aprobado un nuevo programa de ayudas, aunque menores que el CARES, posiblemente contribuya a mantener los niveles de venta al detalle.

Ventas de cemento

Luego de caídas consecutivas desde el 2019, a partir de mayo las ventas mensuales se han movido al alza, con un crecimiento promedio mensual de 23.4% de mayo a octubre. Este aumento, sin embargo, se ralentizó en octubre cuando aumentaron 9.0%. En lo que va del año, las ventas estuvieron un 0.4% por debajo de las ventas para igual período en el 2019, en niveles similares a los de 2016 y 2017.

Ventas de vehículos de motor

A partir de mayo, reflejando los desembolsos de los fondos federales COVID-19, las ventas de nuevos vehículos de motor se han ido moviendo al alza. De 2,666 unidades en mayo, aumentaron a 10,672 enoctubre, un aumento interanual de 24.2%. No obstante, acumulado a octubre todavía permanecieron un 16.1% por debajo de las ventas en igual período del 2019.

Actividadmanufacturera

Al comienzo de la pandemia en marzo, el índice PMI se ubicó en 50.5, es decir un nivel neutral ligeramente en expansión, ascendiendo a 59.0 en julio. A partir de entonces el índice general se ha movido a la baja, disminuyendo a 49.7 en octubre, ante las disminuciones en su componente de Nuevas Órdenes.

nteresantemente el sector de manufactura ha sido uno de los menos afectados por el lado del empleo. No obstante, acumulado a octubre el índice general se ubicó en promedio en 50.9, y el de Nuevas Órdenes en 48.9, lo que sugiere que ha habido expansión pero moderada. Los empleos en manufactura aumentaron de 75,400 en febrero a 75,900 en octubre. (2)

Ingresosfiscales

Los recaudos fiscales también se han visto afectados por la pandemia. Entre marzo y agosto se redujeron en promedio 33.0% interanual, ante las disminuciones en recaudos por concepto del IVU, y la posposición del pago de las contribuciones sobre ingresos. La disminución absoluta fue de $2.5 billones. Pero, por otra parte, los gastos del gobierno para atender la pandemia han sido cubiertos en buena medida por los fondos federales bajo CARES.

Inflación

A partir de comienzos de la pandemia, la inflación en precios ha permanecido a la baja. De hecho, desde abril ha habido una deflación en los aumentos del IPC, con el índice de creciendo en promedio -1.1%, ante una disminución promedio del índice de precios de alimentos y bebidas de -0.6%, y -12.1% en el de gasolina. No obstante, esas tendencias se están revirtiendo con un movimiento gradual al alza en el IPC como resultado de reducciones cada vez menores en el índice de alimentos y bebidas, al igual que en el índice de inflación subyacente. (3)

Desembolsos fondos de recuperación

El ritmo de desembolso de los fondos federales para la recuperación post-María, a tres años, continúa lento. A la fecha, según datos oficiales, se han desembolsado $17.7 billones, el 29.3% de los fondos asignados.

Vivienda

Acumulado a septiembre, las ventasto tales de unidades de vivienda, según datos de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), disminuyeron en 18% respecto a igual período del 2019. No obstante, las ventas de nuevas unidades aumentaron en 21.1%. En septiembre, las ventas registraron un repunte, de 12% respecto a agosto ante el aumento significativo de 64% en las de nuevas unidades. Intereses más bajos han sido un factor que ha contribuido a esa expansión reciente en las ventas.

Morosidad de los bancos

Luego de tres trimestres consecutivos a la baja, la tasa de morosidad de los bancos aumentó para el tercer trimestre a 6.57%, de 4.52% en el cuarto trimestre del 2019. Ese aumento es reflejo de la subida en la tasa de morosidad de los préstamos hipotecarios residenciales, que aumentó a 11.14%, aunque es prácticamente igual a la del mismo trimestre del 2019. Igualmente subió la de préstamos de construcción, uno de los sectores más afectados por la pandemia, a 8.63%, de 4.63% en el trimestre anterior, el nivel más alto desde el segundo trimestre del 2019 cuando era de 9.21%.

Quiebras

En lo que va del año (a noviembre), el número total de quiebras fue de 4,665, bastante por debajo de las quiebras para igual período del 2019. El número de quiebras ha venido disminuyendo desde el 2014. Tanto las quiebras personales como comerciales estuvieron por debajo del 2019, aunque en esta ocasión la proporción que representaron las quiebras comerciales del total aumentó, de 39% en el 2019 a 45.1% en el 2020.

Extensión de CARES – COVID Relief Act de 2020

Recientemente se aprobó en el Congreso federal un nuevo programa de emergencia para mitigar la pandemia, de unos $892 mil millones. Incluye un nuevo pago de estímulo de $600 para las personas, y se reduce el pago por concepto del PUA a $300 (suplemento especial para desempleo). EL PPP de SBA recibe $284 mil millones, hay $28 mil millones para la vacunación, $20 mil millones para “tracking”, $12 mil millones adicionales para programas de nutrición y $45 mil millones para la transportación, entre otros. Al igual que en la anterior, Puerto Rico estará recibiendo parte de estos fondos, aunque es prematuro poder establecer la cantidad. No se incluyó una aportación para estados y ciudades.

Perspectivas económicas para el 2021

Hay un viejo dicho en Economía que “los que viven de la bola de cristal tienen que aprender a comer vidrio molido”. Si las proyecciones son difíciles en todo momento, en uno en que hay tanta incertidumbre, la dificultad es mucho mayor. La incertidumbre surge de varias fuentes, las dificultades que confrontará el presidente Biden en el Senado, el impacto de la vacuna del coronavirus, el desempeño de la economía de Estados Unidos, la rapidez con la que se invierten los fondos CDBG-DR en Puerto Rico, eventos a nivel global y sobre lo que significa para la economía la nueva composición de la Junta de Supervisión. Por eso es que responsablemente se debería de hablar de escenarios.

En ETI se ha preparado un escenario base que refleja una mejoría sobre el 2020, en que el PNB real se estima que se contrajo en 4.4%, y en que la economía se contraerá en 0.9% en el 2021. ¿Qué eventos podrían cambiar esa proyección base hacia un mejor o peor desempeño? Ese estimado para el 2021 incorporó el supuesto de que se aprobaría el nuevo programa CARES de unos $908 mil millones. No es irrazonable que Puerto Rico reciba unos $4,000 a $5,000 millones en ayudas adicionales durante el 2021. La tabla 4 compara a Puerto Rico con otras jurisdicciones en cuanto al crecimiento económico.

El Presidente Biden en su Programa de Gobierno incluyó un ambicioso plan de ayuda para Puerto Rico que, de hacerse una realidad, podría tener un impacto positivo en la economía del 2021 y los siguientes tres años. Cuán prioritario es Puerto Rico para la Administración y su capacidad de mover su programa en el Congreso, determinarán esa posibilidad y, por ende, lo que se pueda esperar para el 2021.

En cuanto a las economías de Estados Unidos y la economía global, todo apunta a que ambas tendrán crecimientos de entre 3.0% y 5.0%. BREXIT podría tener un impacto negativo en las perspectivas de crecimiento de la UE pero, aún con ese impacto negativo y con el tema del COVID-19 sin resolverse, se espera un crecimiento en la zona del Euro no menor del 3.0%.

Hay otros, por supuesto, que no se han mencionado. ¿Qué eventos o factores internos podrían afectar a la economía en el 2021?

Una nueva Administración siempre tiene un proceso de aprendizaje que impacta la actividad económica. En este momento, la Administración Pierluisi tiene la ventaja de que contará con personas experimentadas en las agencias que impactan directamente la actividad económica: Hacienda (Francisco Parés), el DDEC (Manuel Cidre), COR3 (Manuel Laboy), Vivienda (William Rodríguez).

Esto sugiere que existe la posibilidad de acelerar el desembolso de los fondos CDBG-DR y de FEMA, a través del Departamento de Vivienda y COR3 respectivamente, y que se implanten rápidamente medidas que estimulen la actividad económica. A diciembre de 2020, de $60 mil millones asignados de fondos para la reconstrucción luego de María, $39 mil millones han sido obligados, pero solamente se han desembolsado poco menos de $18 mil millones (verTabla 3).

Posiblemente el factor que será determinante en cuanto a los pronósticos económicos es la pandemia y como progresa o se controla. Eso determinará la flexibilización de las órdenes ejecutivas que han impuesto límites a la actividad económica, más que nada afectando a sectores como restaurantes, cafeterías, hoteles, y paradores. El sector de manufactura no ha tenido impactos muy severos ni el agro-industrial. El sector más afectado es el turismo, no solo por las OE locales, sino por consideraciones que se relacionan con restricciones en otras jurisdicciones; por ejemplo, las restricciones impuestas a turismo de barcos cruceros. El consenso es que la industria turística no regresará a su posición pre-COVID hasta el 2023.

El presidente Biden no ha enviado una clara señal de qué piensa hacer con la iniciativa de “reshoring” y “near-shoring” de la Administración Trump. Sí se puede leer entre líneas que prefiere una política de “buy American”. La visita de una delegación de Casa Blanca hace poco motivó un mayor optimismo local, pero la realidad es que luego de Puerto Rico, la delegación visitó dos competidores para el “near-shoring”, Colombia y República Dominicana. De mantenerse el “near-shoring” como parte de la iniciativa – en gran medida para contrarrestar la creciente influencia de China en la región – Puerto Rico enfrentaría una fuerte competencia de lugares con costos inferiores de producción. Por esa razón es que eximir a Puerto Rico del GILTI es necesario. En cuanto al impacto en las perspectivas económicas es poco probable que haya algún impacto en el 2021 con la información disponible al día de hoy.

En resumen, todo parece indicar que la economía de Puerto Rico tendrá una contracción menor en el 2021 que en el 2020. En el escenario base, esa contracción sería de 0.9%. La segunda mitad del año calendario se proyecta con un desempeño económico mejor que la primera mitad, de lograrse una reducción en los contagios en el primer semestre. La pandemia ha tenido impactos negativos que estarán con Puerto Rico mucho más allá del 2021, el cierre permanente de muchos negocios pequeños, la pérdida estimada de unos 100,00 empleos que no se recuperarán y un cambio en la estructura del mercado de ventas al detal y algunos servicios hacia una mayor concentración.

Notas:

  1. Departamento de Trabajo y Recursos Humanos (2020). Empleo y Desempleoen Puerto Rico – Octubre 2020 (Octubre 20, 2020), p. 4.
  2.  Un índice con un valor de 50 o mássugiere expansion en la actividadmanufacturera; menorsugiere una contracción.
  3. Este índice excluye los componentes volátiles del IPC: alimentos y energéticos.
  4. Fondo Monetario Internacional (2020). World Economic Outlook October 2020. En: https://www.imf.org/en/Publications/WEO/Issues/2020/09/30/ world-economic-outlook-october-2020.
  5. En el caso de Puerto Rico, hay que tenerencuenta de que una buenaparte de ese gasto es enbienesimportados, lo que inmplica que se dinero sale de la economía y suefecto local es menor.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!