Skip to content

El despunte de los asesinatos

Por Luis A. Pagán, MA

Nuestro país está atravesando una crisis económica y social sin precedentes. Desde mi punto de vista  podemos dividir los asesinatos en dos modalidades: Los relacionados al trasiego de drogas y control de puntos; y los relacionados a la violencia social.

Este último incluye el crimen cometido por el enfermero en un hospital de Mayagüez, el asesinato de la fiscal Francelis Pagán, la muerte de una infante envenenada por su propio padre y otros casos relacionados a crímenes pasionales. En este segundo renglón existe una correlación directa con el grave problema  de la salud mental y el incremento de la conducta antisocial en Puerto Rico.

En nuestro país se ha perdido el respeto por la vida y la falta de valores se hace cada vez más palpable. Igualmente, la falta de atención a la salud mental por parte del Estado es un factor significativo en el aumento del crimen.

Otro punto importante y que está probado es que cuando se arrestan a líderes del narcotráfico y se desarticulan organizaciones criminales, comienza una lucha de poder por parte de otros grupos y eso activa un ciclo de violencia que nuevamente se estabiliza cuando ya se tiene el control.

Sin embargo, en lo relacionado a Puerto Rico, existe un factor adicional que va a afectar directamente los renglones de violencia, incluidos los asesinatos. Ese factor es el asunto económico del país, que trastoca todo el orden social y va más allá de lo establecido científicamente, llegando a tener una relación directa con la afección de la salud mental.

Los asesinatos están vinculados a la falta de valores y respeto por la vida, lo cual hace muy difícil que se puedan prevenir a corto plazo. Queda por delante un largo camino para que se  pueda traer a nuestro país una sociedad de respeto y civilidad. Todavía no se ha comenzado con el proceso de rehabilitar nuestra sociedad. Con los males que nos aquejan no se ve una luz al final del túnel que nos pueda dar la creencia de que el futuro será mejor.

Es significativa la violencia que observamos continuamente en nuestro entorno. De hecho, los delitos de agresiones agravadas tuvieron un aumento significativo el pasado año y este año siguen altas. Este delito de agresión agravada es uno que puede desencadenar en un asesinato. Entre estos se encuentran los crímenes de robos domiciliarios, carjacking y robos a mano armada. No hay un solo lugar en nuestro país que este exento de la ola criminal.

Es necesario que el crimen y el fenómeno de los asesinatos se investiguen desde una óptica científica que ayude a identificar patrones, factores en común y raíces sociales de este fenómeno. Si se continúa con la reacción y no se da atención a la prevención e identificación de causas seguiremos hablando del tema por mucho más tiempo.

El autor cuenta con más de 25 años de experiencia en el campo de Seguridad. Es egresado de la Academia Nacional del FBI en Virginia, fue agente especial y subdirector del NIE, Director de Seguridad Departamento de Corrección y Rehabilitación. Para información luis.pagan@pr.g4s.com.

Noticias

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: