Skip to content

El Día del Abuelo tiene que ser todos los días del año

El Día del Abuelo se celebra en diferente fecha en cada país. En Puerto Rico es el segundo domingo de septiembre.

Por Nelson Arnaldo Vera Hernández / Catedrático en Sociología

La institución social de la familia surge al momento en que una pareja comienza el proceso de procrear (que puede ser biológico o legal). Al paso de los años les toca a sus crías reiniciar el proceso con los suyos. Ya en ese momento surgen las figuras más longevas de la familia: los abuelos y abuelas. El pasado domingo 12 de septiembre, se estableció el Día del Abuelo. Momento propicio para acercarnos física o espiritualmente con estos seres queridos. No obstante, decidimos presentar este escrito luego porque el Día del Abuelo tiene que ser todos los días del año.

En nuestro caso carecimos de la oportunidad de conocer físicamente a mi abuelo paterno Don Lorenzo “Loro” Vera. Todo lo que conocemos está marcado por las historias de abuela Juana y mi padre. También por una foto que, según mi padre, es la única que se conserva (según su recuerdo). Me dicen que era alto, guapo y pequeño comerciante del barrio. Cuentan también que fue un político sagaz y que luchó por el bien del barrio. Un ejemplo de ello fue la escuelita de Cuchilla Abajo. Abuelo Loro donó el terreno para que se construyera ese recinto que, hoy día, es el Centro de Envejecientes el Municipio.

Otros dicen que era muy astuto. El ejemplo que brindan es que cuando se fue a construir la carreteraprincipal del barrio, logró que diera surcos y que todas sus tierras estuvieran conectadas a esa vía. En otras palabras, que el plano original era de una línea recta pero que se fue modificando por los deseos de abuelo Loro. Es una teoría que carece de evidencia, excepto los meandros de la carretera.

Su esposa Doña Juana González Pérez, le conocimos. Alta, flaca, con un rostro angelical que todavía las fotos detallan su belleza. Nunca olvidaré las veces que nos llevaba a recoger almendras para luego hacer el dulce. Para nosotros era un juego, para ella era parte del proceso de crianza en el cual puntualizaba en que hay que buscar el pan donde sea. Crio sus hijos ysus hermanos de padre. Extrañamos las veces que se reía sacando los pocos dientes que le quedaban y cuando sin importar la hora, nos decía “te hago una papita” (refiriéndose a freír un papa). Los últimos años de su vida la pasó en cama y recordamos cuando nuestra madrenos levantó en una madrugada para decirnos la noticia de su partida.

Mis abuelos maternos los pude tener hasta nuestra etapa de adulto. Doña Longina “Gina” González era bajita, calladita, le gustaban las prendas y estar muy arreglada. No se perdía una boda, cumpleaños o cualquier actividad de la familia. Cantaba, aplaudía y mostraba una sonrisa única. Cuando estaba pensativa siempre decía “piedad, Dios Mío, piedad”.  No fallaba cuando tenía que hacer valer sus derechos que comenzaban los roces con abuelo Mesio.

Don Nemesio “Mesio” Hernández era bajito, gordito, con unos ojos azules que dicen conquistaba a quien fuera, un quinto grado de escuela, agricultor, fiel lector de la prensa y político. Hablaba hasta por los codos. Era muy conocido en el barrio por haber sido asambleísta. Todavía hoy día la gente nos habla de él.

Éramos su nieto varón mayor. De casados fuimos a vivir al lado de su residencia. Todas las tardes cuando llegábamos del trabajo, esperaba como 30 minutos para ir a platicar de los eventos del día. Estaba tan empapado de lo que decía la prensa y la radio, que dominaba cualquier tema. Por mudarnos a nuestro nuevo hogar y con sus tres bisnietos, ya no podíamos tener esa plática especial. De hecho, pasamos a otra etapa laboral que impedía verle a menudo.

En su último año de vida no fuimos en Navidad y no recordamos razón.Don Mesio tradicionalmente sacaba de su bolsillo un pañuelo y le daba tres pesetas a nuestro hijo mayor, dos al mediano y una al pequeño. Pero ese año no llegamos. Suponemos le extrañó y se lo dijo a nuestra madre quien, de inmediato, nos lo hizo saber. Fuimos durante la cuaresma del 1997 y nos estaba esperando con todo su esplendor, sin saber que sería la última vez que compartiríamos. Tres meses después partió.

Hoy nuestros abuelos pasaron a un mejor espacio de vida. Solo las memorias y recuerdos traen una tormenta de emociones. ¡Cuánto diera por haberles conocido más y valorar mejor el tiempo con ellos! Muy bien dice el dicho, “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.

A quien lea estos párrafos, si los tuyos siguen en este espacio de vida, asegúrate de aprovechar al máximo todo el momento. Si tienes reproches o algún malestar con ellos, ¡qué bueno porque siguen a tu lado! Luego será muy difícil y no habrá marcha atrás cuando nos dejen.

Si estás disfrutando de la semilla de tus frutos, nosotros esperamos.No hay que esperar un día en particular para desear: ¡Feliz Día del Abuelo y Abuela!

Nelson Arnaldo Vera Hernández
Catedrático en Sociología at Universidad de Puerto Rico en Aguadilla | + posts

El autor es Catedrático en Sociología del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla. Entre los años 2014 al 2017 fungió como Rector de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla. Ha dictado cursos en diversas instituciones universitarias en las áreas de investigación, dinámica de grupos, problemas sociales y relaciones del trabajo. También realiza análisis sobre problemática social y política puertorriqueña para emisoras radiales de Puerto Rico.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!