Skip to content

El donativo que no cuesta

“Uno de los retos mayores que enfrentan los pacientes y familiares de este tipo de cáncer, lamentablemente, es la falta de abastos en los bancos de sangre, especialmente en el Centro Médico de “Rio Piedras. – Carlos A. Bianchi Angleró

Por Carlos A. Bianchi Angleró / Exrepresentante de la Cámara

El pasado 14 de julio de 2021, mi familia y yo vivimos una de las experiencias más difíciles y que nos costó horas asimilar. Nuestra hija Adriana Isabelle, de tan solo 13 años, era diagnosticada con leucemia promielocítica aguda, un tipo de cáncer de medula ósea que no permite que las células sanguíneas se desarrollen, ni funcionen de manera normal. Esto provocó la necesidad de realizarle transfusiones continuas de sangre y plaquetas, como parte de su tratamiento.

Regularmente como familia, participamos de eventos y realizamos donativos a entidades sin fines de lucro, tanto en Puerto Rico como en el exterior, que brindan servicio directo a pacientes y cuidadores. Pero no es hasta que te toca la fibra más íntima del seno familiar que visibilizas la labor inmensa y necesaria que estas realizan.

Uno de los retos mayores que enfrentan los pacientes y familiares de este tipo de cáncer, lamentablemente, es la falta de abastos en los bancos de sangre, especialmente en el Centro Médico de Rio Piedras. Este complejo hospitalario, por ser el más grande de Puerto Rico y el Caribe, recibe una cantidad enorme de pacientes a diario, lo que convierte en un verdadero reto mantener estables y suplidos los bancos de sangre. Es imperativo crear conciencia, desde nuestras comunidades, lo importante que es para salvar la vida de niños, adultos y envejecientes la donación de sangre y plaquetas.

En nuestra estadía en el hospital pude ver como padres de pueblos distantes del área metropolitana se les hacía casi imposible conseguir donantes para los tratamientos de sus hijos. Imaginen por un segundo el desespero de aquellos padres y familiares de pacientes provenientes de islas vecinas. El llanto de madres desesperadas porque el tratamiento de sus hijos se ve detenido por la falta de plaquetas, el deterioro de la condición de pacientes infantes por bajos niveles de hemoglobina, las horas de angustia de familiares viendo como sus hijos están en lista de espera, de hasta 36 horas, para transfusión nos tiene que hacer recapacitar y asumir la responsabilidad que nos corresponde como ciudadanos. Nadie esta exento de esta enfermedad, de eso puedo dar fe y testimonio.

Al comenzar este nuevo año, en el momento que abundan las resoluciones y las esperanzas de salud, paz y prosperidad, añadamos en nuestra lista sacar un espacio para donar vida a aquellos que tanto lo necesitan. El gran gesto  de donar sangre, es el donativo que salva vidas y no te cuesta.

+ posts

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!