Skip to content

El Hombre de mis Sueños

Por Vionette Pietri, J.D.

Desde que somos adolescentes tenemos en la mente ese hombre perfecto que en realidad no existe. Ese primer beso que recibimos puede ser inolvidable. Recuerdo que yo me puse de acuerdo con mi amiga de infancia Jacky, para que ambas nos besáramos el mismo día, en el mismo lugar, a la misma hora, con nuestros respectivos novios. Compramos cada una un lip gloss con sabor a fresas. Desde entonces amo los “lip gloss”. Así llegó ese esperado día y nos divertimos mucho contando cada una, su versión de nuestra inocente aventura al darnos nuestro “primer beso” que aconteció en un parque cercano a mi casa.

No obstante, el tiempo pasa y nuestros requisitos aumentan. Nos enamoramos muchas veces de la persona equivocada. Algunas mujeres eligen bien sus parejas. Otras, como decía mi madre “tiran para el monte,” refiriéndose a que no eligen un buen compañero de vida. Es muy difícil saber lo que nos espera cuando nos enamoramos. Algunas vemos lo que queremos ver. En el proceso nos aman, no nos aman, nos traicionan, nos traen alegrías, nos traen tristezas. Nos hacen sentir pasiones. En fin, como mujeres, vivimos tantas emociones y sentimientos, que al final, perdemos de perspectiva de cómo es el hombre de nuestros sueños.


El hombre de mis sueños no sé si algún día lo conoceré. Tal vez no existe. O está frente a mi y no lo veo. Lo más importante de ese hombre no es si es bello, sexy, buen amante, inteligente, trabajador, divertido. Por supuesto que eso es importante, pero ese hombre de mis sueños debe tener dos características que son difíciles de encontrar en cualquier hombre. #1 Debe ser un hombre leal. A menos de que sea una aventura la que vayamos a vivir, debe ser leal. Si, fiel. No andar buscando en otros lares lo que tiene de sobra frente a él. #2 Debe ser considerado. Si, considerado. Entender cuando estoy cansada, cuidarme si me siento mal. Consentimre con un masaje, o una rica comida. Vestirse de blanco y bailar conmigo a la luz de la luna. Abrazarme cuando más lo necesito. Entender mi corazón femenino apasionado y libre, lo que no es cosa fácil…

El hombre de mis sueños debe tener su propio espacio y respetar tenga el mío. No debe querer competir, sino disfrutar de que cada cual brille con luz propia. Aunque yo gane más dinero, o tenga más éxito, no se va a sentir amenazado. Al contrario, se va a sentir orgulloso. No debe decirme lo que debo hacer, ni intentar controlar mis pensamientos, decisiones, y proyectos. Como dice la canción Ganas de mis artistas Kayan & John Dee, debe decir: “Quizás conmigo ella se siente que es libre, me dice que se pone sensible…”  Un hombre ideal es aquel que te hace reír, que te deja ser tu misma.

Como les mencionara, no sé si algún día conozca al hombre de mis sueños, pero mientras, me siento como el título del libro de la autora Luz María Doria, productora del programa de Univisión, Despierta América: La Mujer de mis Sueños.

La autora es abogada, conferencista internacional, empresaria y Directora de la Fundación Baila Corazón. Visita su sitio web: www.latinasempowerment.com

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: