Skip to content

El Oeste tendrá luz total después de enero

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

Mayagüez. Para finales de enero posiblemente el área Oeste pueda ver la luz en su totalidad, según el director del Centro de Investigación y Desarrollo de Ingeniería del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, ingeniero José Sánchez.

Al día 90 del paso del huracán María, Puerto Rico está en un 68% de generación, dijo. “Pero sinceramente no es suficientemente rápido. Tenemos que seguir avanzándolos esfuerzos”, acotó el experto.

A preguntas sobre porqué tarda tanto en restablecerse el servicio, Sánchez explicó que –por ejemplo-“en Maricao ha sido difícil. Hemos tenido que utilizar helicópteros, solamente para poner postes de distribución (postes pequeños) dado a la dificultad para accesar a esa topografía. Eso atrasa el avance que podemos hacer en áreas planas, como el área de Mayagüez”.

Sánchez destacó que “en áreas donde ha habido una destrucción mayor, todo ese sector se hizo nuevo, con postes nuevos, cables y conectores nuevos… y encima de esto, se han limpiado las áreas de servidumbre para esas líneas, lo que previene que vientos toquen líneas con árboles”.

Sus expresiones se dieron durante el conversatorio Sistema Eléctrico Robusto y Resiliente para Puerto Rico, que celebró hoy el Centro Hemisférico de Cooperación en Investigación y Educación en Ingeniería y Ciencia Aplicada (CoHemis) del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (UPR), en colaboración con la Oficina Estatal de Política Pública Energética de Puerto Rico (OEPPE), el Coastal Resilience Center (CRC), el Instituto Nacional de Energía y Sostenibilidad Isleña y el Programa Sea Grant de la UPR.

En términos de resiliencia, Sánchez dijo que dado el caso que en Mayagüez hay un área soterrada del sistema eléctrico –que viene desde la planta generadora en El Maní hacia la subestación en el pueblo- este municipio vio resultados rápidos en la recuperación de energía.

Por su parte, el director ejecutivo de la Oficina estatal de Política Pública Energética (OEPPE), ingeniero Francisco Rullán Caparrós, reconoció que “la prioridad no solamente es levantar el sistema de como está actualmente, (es decir), de sacarlo del colapso; sino de poder intercambiar energía con nuestros propios sistemas con unos micro grids (redes pequeñas de las que habló el profesor Lionel Orama en su ponencia) desde el individuo hacia afuera”. Se trata de una propuesta en la que todos tienen derecho al concepto de democratización del sistema energético. “Yo lo acojo como una buena idea”, dijo, asegurando estar abierto al diálogo para evaluar posibles ideas y llevarlas a la política pública.

Precisamente, el objetivo principal de la actividad fue desarrollar un diálogo activo entre varios sectores del país, la academia, y el Gobierno de Puerto Rico y de Estados Unidos, entre otras entidades comunitarias y público general, dirigido a implantar el curso de acción a seguir para alcanzar un sistema eléctrico más robusto y resiliente para Puerto Rico.

Entretanto, Ángel Figueroa Jaramillo, presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) opinó que estos conversatorios son necesarios para el desarrollo del sistema energético en Puerto Rico. Empero, subrayó que siempre ha dicho que la recuperación de este sistema depende de muchos factores, como lo son la falta de vehículos y materiales hábiles y disponibles para levantarlo y la lentitud con la que el Cuerpo de Ingenieros ha manejado la emergencia. También cuestionó el porqué no se han contratado empleados de la AEE jubilados para hacer trabajos de peritaje, ni empleados de Emergencia en áreas de Distribución y Redistribución.

“Hemos dicho desde el día uno que no vamos a entrar a discusión sobre los porcientos que se están discutiendo públicamente. Nuestra responsabilidad y nuestro compromiso es levantar el sistema eléctrico lo antes posible. Lo que sí, es que pudimos haber avanzado más”, reiteró.

Sobre la recuperación en el área oeste, Figueroa Jaramillo, coincidió en que el área soterrada en Mayagüez ayudó grandemente a que el sistema no sufriera tantos daños en comparación con otras zonas –como la central y norte- donde el huracán impactó directamente. No dejó fuera el reconocimiento al trabajo que hicieron sus iguales, levantando el sistema lo más rápido posible.

“Yo no hago pronósticos, ni los quiero hacer, porque cada trabajo se va a atender con la complejidad que uno se encuentra en cada uno de ellos. Uno cree que –desde afuera- puede tomar un día, pero en realidad puede tomar dos o tres días. Por lo tanto, hacer pronósticos sería irresponsable”, concluyó.

Este es el segundo conversatorio que se organiza como parte de la serie de “Conversatorios de CoHemis para un Puerto Rico Resiliente”, donde se pretendió establecer el contexto actual de la red eléctrica de Puerto Rico partiendo del impacto que tuvieron los huracanes María e Irma y explorar la tarea de proveer el servicio de electricidad al pueblo a través de un sistema sociotécnico robusto y resiliente.

El primero, que se realizó el pasado noviembre, se dedicó al impacto del huracán María en las costas de Puerto Rico. Con esta serie, CoHemis aspira a aportar al país utilizando los recursos de la Universidad de Puerto Rico y las colaboraciones con otros grupos y organizaciones de base comunitaria.

En la actividad -que fue abierta al público general- también contó con la participación de distinguidos invitados como: la licenciada Ruth Santiago, del Grupo El Coquí y parte del Grupo de Profesores de Potencia, de Ingeniería Eléctrica del RUM.

 

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: