Skip to content

En una semana llega la luz a residenciales “amotinados”

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

Mayagüez. Unas 800 familias de residenciales públicos de Mayagüez están obligadas a desayunar, almorzar y cenar “por la caridad de otros”, ya que –por reglamento- los apartamentos de Vivienda Pública no están habilitados para cocinas de gas. Es decir, no tienen donde preparar sus alimentos y a 72 días del huracán María, todavía carecen del servicio de energía eléctrica.

Se trata de los residenciales Jardines de Concordia y Monte Isleño, donde gran mayoría de sus residentes son personas mayores con  problemas de salud, que necesitan –por ejemplo- neveras para guardar medicamentos y lugares donde conectar máquinas para respirar, entre otras necesidades apremiantes.

Luego que desde el pasado domingo residentes de estos complejos de vivienda pública en Mayagüez, se amotinaran en reclamo del pronto restablecimiento de la luz, hoy el director regional de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Villarubia Morales, se comprometió en levantarles el servicio en una semana y media.

Así trascendió durante una vista ejecutiva de la Comisión senatorial de Asuntos del Consumidor y Servicios Esenciales, que preside la senadora Evelyn Vázquez, al amparo de la Resolución 130, que investiga asuntos relacionados a la luz, el agua y demás servicios básicos que inciden en la comunidad.

A la vista –celebrada en la sala de conferencias del Estadio Isidoro García- fueron citadas un grupo de mujeres representantes de los residenciales Jardines de Concordia  y Monte Isleño, quienes –a solicitud de la senadora del Distrito- presentaron sus reclamos y preocupaciones.

“Necesitamos la Luz. Hay enfermos… Me preocupa la gente diabética, la gente con asma, los que necesitan oxigeno; y gente mentalmente que no estaban (bien) y ahora están peor”, expresó Wanda Nazario, líder del Consejo de Residentes de Jardines de Concordia, quien además habló en representación de sectores marginados como El Seco y Trastalleres, donde tampoco hay energía eléctrica.

Nazario aprovechó para expresar que las manifestaciones de “algunos” que optaron por prender en fuego varios escombros y arrojarlos –entre bloques y piedras- a la carretera PR-2 a principios de semana, no las aplaude. “No se las aplaudo, pero yo no les puedo decir nada, porque es libre expresión”. Entretanto, dijo haber hecho lo posible por advertir a los transeúntes que la vía estaba obstruida esas noches.

Al reclamo se unió Marisol Ramírez, quien detalló que nada más en Concordia hay 200 apartamentos donde no les permiten estufas de gas. “Hay hambre”, dijo la mujer ante la Comisión senatorial. “El hielo es otro gasto”, añadió. Ramírez subrayó que hay una población de gente mayor que necesita que sus medicamentos estén fríos, al igual que niños, quienes se ven obligados a salir a jugar en la oscuridad porque no hay televisión ni abanicos.

“De día es una cosa, pero cuando llegan las 6:00 de la tarde es diferente”, sentenció la mujer.

En el caso de Julia Vializ, quien dijo ser diabética, urge de energía eléctrica para proceder con su tratamiento, al igual que el de su hijo y esposo, también enfermos.

Por su parte, Ivette Martínez de Monte Isleño, destacó que en este residencial son al menos 185 apartamentos, donde “la mayoría son personas mayores de edad y enfermos de diabetes”.

“En estos días hubo que sacar a una menor para Estados Unidos porque no tenía la maquinaria que necesita”, dijo, sin dar más detalles de la condición de la niña.

En fin, las residentes dejaron constar que hacen falta recursos para asistir a familias de bajos recursos a que se recuperen tras la emergencia, incluidos artículos de higiene como pañales para adultos y niños, entre otras cosas.

Por lo pronto, el administrador de los residenciales, Felipe Crespo,  se comprometió a buscar una nevera  y una planta eléctrica adicional para resolver –en un espacio común- la necesidad de los enfermos.

En relación a la necesidad de alimentos por la falta de estufas de gas para preparar las comidas mañana tarde y noche, Héctor Ruiz, director regional del Departamento de la Vivienda (DV), destacó que la agencia concedió durante unos días que pudieran utilizar estufas de gas pequeñas “pero era solamente por el periodo del huracán”.

A preguntas dijo desconocer cuántas querellas  por necesidades levantó la comunidad ante los administradores de Vivienda en Mayagüez y no pudo responder a preguntas sobre porqué hasta hoy no se habían discutido los problemas de estos dos residenciales.

Mientras, la Comisión senatorial hace gestiones para conseguir alimentos a través de la Oficina de la Primera Dama, Beatriz Rosselló, porque una solicitud al Departamento de Educación a través de Comedores Escolares, no fue bien acogida esta mañana cuando la senadora Vázquez intentó hacer dicha gestión.

Falta de materiales atrasa los trabajos de la AEE

Escuchados los reclamos de las residentes, el director regional de la AEE, explicó que el problema radica en que hacen falta unos postes de transmisión, de 65 pies de altura, que no están disponibles.

Los postes a los que hace referencia Villarubia llegaron el viernes a Punta Borinquen en Aguadilla, donde ubica Power Secure, compañía contratada por el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos para hacer los trabajos de reconexión. “Ellos tienen esa tarea asignada para montar esos postes. La AEE no tiene esos postes disponibles en los almacenes”, acotó el funcionario.

Resulta que, los postes que tenía la AEE se utilizaron para levantar el sistema eléctrico de Mayagüez y luego al sur y norte hacia Añasco, Rincón, Aguada, Aguadilla, Moca y hacia Hormigueros San Germán, Lajas, Cabo Rojo, y Sabana Grande. Allí se levantaron voltajes de 230kv, 115kv y 38kv, que permitieron encender los centros urbanos primero.

Ahora, Power Secure, supone iniciar la instalación de los postes que llegaron el viernes, según el plan trazado por el gobierno central. El operativo viene desde Añasco, donde ya se han iniciado trabajos porque había materiales disponibles.

“Ustedes no son los únicos que están sin servicio”,  dijo Villarubia. Empero, luego de explicar una serie de tecnicismos, sostuvo que “si no llueve; si no ocurre ningún tipo de accidente; por el itinerario de trabajo que tengo establecido se entiende que en una semana o semana y media ustedes tienen que tener ya el servicio de luz establecido”, afirmó ante las representantes de los residenciales en la vista ejecutiva senatorial.

Detalló que tanto Monte Isleño, como Concordia y el barrio El Seco de Mayagüez, todos corren con el voltaje de 4,000 voltios que sale de la planta generatriz de Mayagüez. Resulta que los postes de la entrada de la subestación desde la planta hacia la Panadería Ricomini, están todos en el piso. Por este tramo corre una línea de 38,000 voltios que va desde Mayagüez hasta Las Acacias en Hormigueros y debajo de esa misma línea de postes es que va la de 4,000 que le da servicio a los residenciales, al Seco y parte de La Riviera y Trastalleres.

“Eso se tiene que quedar así o tratar de tocarlo lo mínimo posible, para que los materiales que están allí no se dañen”, advirtió Villarubia, haciendo referencia a que con la falta de materiales disponibles en la AEE para reparaciones, necesitan reciclar lo más posible.

A preguntas sobre por qué los residenciales aparentan estar en “un bolsillo” sin luz entre otras dos comunidades que si ya cuentan con el servicio, Villarubia explicó que se trata de líneas que corren con un voltaje diferente de 13,000. “Es la única razón. No hay otra. Es como mezclar chinas con toronjas, no es lo mismo”, dijo.

A la vista comparecieron además el alcalde de Mayagüez, José Guillermo Rodríguez; Alberto Trabal, director regional del Negociado para el Manejo de Emergencias y Desastres (NMEAD); Felipe Crespo, administrador de los residenciales; y el teniente José Figueroa Andújar de la Policía de Puerto Rico.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: