Skip to content

Estudian establecer plantas nucleares en la isla

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

En momentos cuando se estudian alternativas para renovar el sistema energético de Puerto Rico -que por su deteriorada y caducada infraestructura ha dejado al país a oscuras en más de una ocasión, sobre todo tras el paso del huracán María- hoy se ve ante la Comisión de Gobierno de la Cámara de Representantes una medida que busca investigar la conveniencia y necesidad de establecer plantas nucleares en la isla.

Se trata de la Resolución de la Cámara 1189 de la autoría del Representante Gabriel Rodríguez Aguiló, radicada el pasado 5 de noviembre, que persigue –además de investigar la viabilidad de producir energía mediante plantas nucleares en la Isla- evaluar las nuevas tecnologías modulares para el diseño y operación de las mismas; sus características de seguridad; y para otros fines relacionados.

“Públicamente se han discutido alternativas de que en la Isla se produzca energía eléctrica con gas, en vez de petróleo o con fuentes renovables. Ambas alternativas son importantes”, dijo el representante en entrevista radial. Prosiguió diciendo que con la legislación presentada “lo que se busca es que empresas que ya están establecidas en Estados Unidos, nos hablen sobre estas nuevas tecnologías nucleares … para auscultar todo lo que hay con esta tecnología y cómo se han logrado minimizar los riesgos de accidentes nucleares”.  

Tras el paso del huracán María, el estimado para renovar el sistema energético de Puerto Rico ronda en los $15 millones. Ya el Gobierno central ha dado pasos para establecer una política pública energética que persigue lograr un sistema más robusto y sostenible. Empero no queda claro cuál es el compromiso del Gobierno sobre a qué fuentes de energía apostará.

Para el director de política pública del Centro para la Nueva Economía (CNE), Sergio Marxuach, las fuentes nucleares no son una alternativa viable para Puerto Rico, ya que generan otro problema para la Isla: el residuo radioactivo. Disponer de la basura que crean estas plantas nucleares requerirá mecanismos mucho más costosos que descartan de facto –en su opinión- el concepto de economía que pueda traer la energía nuclear al país.

“En Puerto Rico, en caso de un accidente nuclear, dependiendo de la magnitud pudiese significar tener que desalojar la isla por completo”.


Luis Jorge Rivera Herrera, PLANIFICADOR

“Para que el sector de energía lleve a cabo con éxito la transición a un nuevo modelo de hacer negocios será necesario desarrollar una nueva visión del sistema, enmendar leyes y reglamentos, actualizar las redes de transmisión y distribución y fomentar el uso eficiente de la energía por parte de los consumidores. Esta es una tarea difícil, pero afortunadamente abundan los recursos para orientar a los legisladores, reguladores y las compañías de energía en este proceso”, manifestó Marxuach durante un seminario sobre cobertura energética, ofrecido por el CNE a periodistas el pasado sábado.

De hecho, Marxuach adelantó que el próximo 21 de marzo el CNE llevará a cabo un congreso en San Juan, titulado Black Start: Future of Energy Summit, con la participación de exponentes locales e internacionales, quienes hablarán sobre los diversos aspectos que convergen para armar un sistema energético del Siglo XXI.

Entretanto, el experto en economía reaccionó a la medida que evalúa hoy la Comisión de Gobierno en la Cámara Baja, -presidida por el Representante Jorge Navarro Suárez-, en la que no se descartan las fuentes de energía nuclear como alternativa para transformar nuestro sistema eléctrico, complementando o eliminando la dependencia de combustibles fósiles mediante otras fuentes renovables como el viento, el sol y/o el gas natural.

A la vista fueron citados la AEE, el Negociado de Energía de Puerto Rico y el Colegio de Ingenieros y Agrimensores. Mañana están citados ingenieros de Estados Unidos que trabajan con nuevas tecnologías para plantas nucleares en el continente. Uno de ellos, es el ingeniero Eddie M. Guerra Fuentes, quien confirmó a La Isla Oeste que irá a deponer en relación a los micro reactores que presentó en un conclave celebrado en en San Sebastián en noviembre pasado.

“El mero hecho de que haya llegado (esa alternativa de energía nuclear) a la Cámara de Representantes como un proyecto de ley, es preocupante”, dijo Marxuach. “Parte de la estrategia que se está utilizando (para presentar la energía nuclear) es trayendo a un grupo de científicos puertorriqueños que están radicados en Estados Unidos y trabajan con esta tecnología. Me parece a mí que, es para ir abriendo camino para tener una mayor recepción a esa propuesta de cara al futuro”, acotó.

Descartan otras propuestas

De otro lado, los aerogeneradores propuestos mediante legislación de la Comisionada Residente en Washington, Jenniffer González, tampoco parecen ser  una alternativa viable para expertos en temas de cambio climático.

González-Colón, radicó el H.R. 1014 – Offshore Wind for Territories Act, legislación bipartita que busca que el Departamento del Interior estudie la viabilidad de establecer turbinas eólicas en las aguas de la jurisdicción federal exclusiva de Estados Unidos aledaña a Puerto Rico y el resto de los territorios.

“Una vez se determine si los recursos eólicos son viables, el Departamento del Interior comenzaría un proceso para subastar los derechos de arrendamiento, donde el 37.5% de los ingresos se destinarán al territorio para usos de mitigación ambiental y el 12.5% se reservará para la protección de los arrecifes de coral”, señaló la Comisionada en declaraciones escritas. 

Según la planificadora Wanda I. Crespo Acevedo, “Puerto Rico tiene jurisdicción en nueve millas náuticas con 10.35 millas lineales alrededor de la isla. Luego de eso, hasta 200 millas náuticas es la zona económica exclusiva que son lo que se le dicen las aguas federales… (Estas aguas) son espacios sumamente profundas”, acotó.

De otra parte, a juicio del planificador Luis Jorge Rivera Herrera, además de estudiar la viabilidad de fincas de turbinas de viento en la profundidad de estas aguas, habría que considerar el impacto de huracanes en la zona y la fuerza del oleaje. “Es bien poco probable que se puedan instalar aerogeneradores a esa distancia del litoral”, dijo.

De hecho, para Rivera Herrera es pertinente cuestionarse si los modelos de modernización del sistema energético en Puerto Rico han considerado modelos de adaptación ante el impacto de cambio climático.

Y es que, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha levantado la alerta a las potencias mundiales sobre la urgencia de revertir la huella humana ante el calentamiento global.

“Qué tan razonable es que la Autoridad (de Energía Eléctrica) este proponiendo convertir a unidades de gas natural aquellas termoeléctricas que están hoy en día en operación; cuando van a estar expuestas a un lugar de alto riesgo al embate del océano. Ya es hora de plantearse la ubicación de plantas en lugares más tierra adentro”, dijo, asegurando que tan solo ese proceso de planificación podría tomas años, incluso hasta décadas.

El planificador hizo un paréntesis, precisamente para puntualizar que tener en cuenta que vivimos en una isla nos debe llevar a reflexionar sobre propuestas como las de plantas nucleares -para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) o gases de invernadero-, que si bien son viables en territorios continentales por su amplio espacio y recursos, en Puerto Rico esto como alternativa no hace sentido.

“En Puerto Rico, en caso de un accidente nuclear, dependiendo de la magnitud pudiese significar tener que desalojar la isla por completo”, sentenció.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!