Skip to content

Hablando con un suicida [VIDEOS]

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

El despertador suena en la mañana pero los párpados pesan en los ojos de Juan. La noche fue un lío de ruido en su cabeza entre madejas de pensamientos negativos. El cuerpo parece no responderle. Está paralizado. No hay voluntad de comenzar el día.

Tantos problemas… recuerdos que lo acosan. La familia… el desempleo… las deudas… los medicamentos… aquello, esto, lo otro… todo el mundo parece abandonarlo a su suerte, excepto la depresión, que día a día va sumando en su cabeza pensamientos suicidas.

“Me quiero matar”, dice. “No hay otra manera de acabar con esto”.

Desvelarse es algo normal para este hombre de treinta y tantos años de edad, que no ve salida a su problema emocional. Para atender su salud mental, Juan dice haber visitado varios doctores, “pero lo único que hacen es recetarme pastillas. Ya no puedo más”, insiste.

“Yo he ido a hospitales y he estado varias veces en hospitales… y sigo igual. Nunca me ha cambiado la idea (de suicidarme)… esa idea la tengo en la mente ya… Todo va de mal en peor”, reitera.

El suicidio más reciente en la zona oeste de Puerto Rico fue reportado el pasado 2 de octubre en Moca, donde un residente en la Carretera 444, en jurisdicción del barrio Rocha, encontró ahorcada a su vecina y de inmediato alertó a las autoridades.

¿Qué puede llevar a una persona a querer matarse?

Hace unos meses Juan compartió su pesar en ánimo de que lo entiendan.

El deseo de morir le puede llegar a la mente de cualquiera. Sobre todo en tiempos de crisis como la que vive el país al presente. El suicidio es un mal que no exime ni a clases sociales, ni creencias, ni edad, ni sexo. Nadie está exento.

Según la psicóloga clínica María del Carmen Monrouzeau Pla -quien es coordinadora educativa para la Comisión para la Prevención del Suicidio del Departamento de Salud- ha habido un aumento en las llamadas a la Línea Pas (1-800-981-0023) “lo que quiere decir que la gente está buscando más ayuda profesional”.

“Todavía nos queda mucho trabajo por hacer”, apuntó la psicóloga clínica.

“Lo más importante es que cuando vemos señales de riesgo (de suicidio) le preguntemos a la persona si esto es una idea que realmente ellos están contemplando, para así nosotros poder intervenir con ellos”, acotó la experta.

Por cada persona que se suicida, de 10 a 20 personas se ven afectadas, entre ellas la familia, amigos cercanos y comunidad.

En lo que va de año 2017, nada más en la región oeste de Puerto Rico se han reportado casi una treintena de casos. Según los reportes de la Policía, en la región de Mayagüez, 14 personas se han arrebatado la vida a sí mismas de enero al 10 de septiembre; y al 2 de octubre unos 17 suicidios en la región policiaca de Aguadilla.

Suicidios en la Región de Mayagüez

  • Cabo Rojo / 6 de enero del 2017 / Elmo Alvino Vargas de 63 años / arma blanca
  • Cabo Rojo / 23 de febrero de 2017 / Ramiro Camacho Franqui de 36 años / ahorcado
  • Cabo Rojo  / 9 de mayo de 2017 / Sadi Arroyo Bonilla de 63 años / ahorcado
  • Lajas  / 9 de mayo de 2017 / Roberto Mercado Morales de 84 años / arma de fuego
  • San Germán /  25 de mayo de 2017 / María Isabel Rodríguez Gracia de 56 años / ahorcada
  • San Germán  / 25 de mayo de 2017 / Luisa Valle Torres de 67 años, arma de fuego
  • Cabo Rojo / 10 de junio de 2017 / José Ramón Guzmán Santos de 83 años / se lanzó de un segundo piso
  • Lajas / 21 de julio de 2017 / Harline Pacheco Avilés de 42 años / ahorcado
  • Añasco / 24 de julio de 2017 / Pedro Padilla González 71 años / ahorcado
  • San Germán / 22 de agosto de 2017 / Bryan Agosto Vega de 25 años / ahorcado
  • Lajas / 8 de septiembre de 2017 / Domingo A. Borrero Román de 72 años / ahorcado
  • Cabo Rojo / 8 de septiembre de 2017 / Adrián Jesús Maldonado Bernard de 18 años / ahorcado
  • Mayagüez  / 10 de septiembre de 2017 / Consuelo Vázquez Negrón de 67 años / ahorcada
  • Lajas / 10 de septiembre de 2017 / Alfredo Luis Cruz Ramírez de 55 años / ahorcado

Suicidios en la Región de Aguadilla

  • Aguada / 15 de enero de 2017 /Pedro Villanueva Pérez, de 73 años / horcado
  • Isabela / 26 de enero de 2017 / Héctor Román Mártir, de 50 años / ahorcado
  • San Sebastián (Centro Médico de Rio Piedras) / 17 de febrero de 2017 / Confesor Vázquez Nieves, de 74 años / se prendió fuego a si mismo (inmolado)
  • Moca / 6 de marzo de 2017 / Yamira Cajigas Barreto, de 55 años / ahorcada
  • Aguadilla / 29 de marzo de 2017 / Ramón Morales Laboy de 30 años / ahorcado
  • Moca / 7 de mayo de 2017 / Julio E. Méndez Nieves, de 67 años / ahorcado
  • Aguadilla / 15 de mayo de 2017 / Emilio Vázquez Nieves, de 84 años /ahorcado
  • San Sebastián / 14 de junio de 2017 / Anthony Rodríguez Méndez de 31 años / ahorcado
  • Isabela / 29 de junio de 2017 / René Soler Beníquez, de 72 años / ahorcado
  • Isabela / 16 de julio de 2017 / José Luis Martínez Cortez, de 82 años / arma de fuego
  • Aguada / 24 de agosto de 2017 / Celso Suárez Méndez, de 60   años / ahorcado
  • Aguada / 2 de septiembre de 2017 / Juan A. Muñoz Díaz, de 56 años / ahorcado
  • San Sebastián / 10 de septiembre de 2017 / Norberto Malavé García, de 58 años / ahorcado
  • Rincón / 25 de septiembre de 2017 /  Harry Arce Tirado de 31 años / ahorcado
  • Aguadilla / 27 de septiembre de 2017 / Marisol Cartagena Pérez, de 58 años / pastillas
  • San Sebastián / 28 de septiembre de 2017 / sujeto no identificado / inmolado
  • Moca / 2 de octubre de 2017 / Mujer, de aproximadamente 55 años, ahorcada

Una vida que se pierda es mucho

Según datos de la Comisión para la Prevención del Suicidio, este mal social va mermando, aunque la percepción sea contraria. Resulta que en 2016 los casos reportados en todo Puerto Rico sumaron 192.

Datos del Instituto de Ciencias Forenses revelan que en 2012 fueron 317; en 2013 sumaron 322; en 2014 se suicidaron 264 personas; y en 2015 unas 247. “Durante los últimos cinco años se mantuvo la tendencia que sobre un 80 % de la mortalidad por suicidio ocurre entre varones”, detalla un informe de estadísticas preliminares, provisto por la Comisión para la Prevención del Suicidio.

“Durante el periodo de enero a julio de 2017 el mayor número de suicidios se registró en el mes de mayo, en el cual 27 personas se quitaron la vida”, añade el documento, que destaca además que “el ahorcamiento continuó predominando en ambos géneros como el método más utilizado”. Este año, Puerto Rico va contando 101 ahorcados, 17 muertes por arma de fuego, tres casos por envenenamiento, un hombre y una mujer optaron por inmolarse (prenderse en fuego) y otros diez casos por caída, sumersión, etc.

En 2016 la región de Mayagüez presentó la tasa de mortalidad por suicidio más alta en Puerto Rico. Esta región bajo el Departamento de Salud se extiende por los pueblos de Añasco, Cabo Rojo, Hormigueros, Lajas, Las Marías, Maricao, Mayagüez, Rincón, Sabana Grande y San Germán.

¿Cuáles son las señales de peligro?

  • Hablar de morir, matarse o matar
  • Expresiones de despedida
  • Tristeza constante
  • Coraje o mal humor
  • Desesperanza, cansancio y desesperación
  • Asilamiento
  • Uso de alcohol o drogas
  • Autolesiones o tomas de riesgo innecesarias
  • Regalar objetos queridos
  • Hacer preparativos para la muerte (testamentos)
  • Dejar de tomar medicamentos o ingerir dosis muy altas

¿Cómo puedes prevenir un suicidio?

  • Atento a las señales de peligro
  • Tome en serio cualquier amenaza o conducta suicida
  • No deje sola a la persona en peligro
  • Escúchele sin juzgar
  • No se burle
  • Pregúntele si está pensando suicidarse
  • Busque ayuda profesional de inmediato
  • Tenga a la mano el número de la línea del Centro de Control de Envenenamiento: 1-800-222-1222
  • Recomiéndele llamar a la Línea Pas: 1-800-981-0023

Para información llame a la Comisión para la Prevención del Suicidio al 787-765-2929 extensión 3603. También puede comunicarse a la Red Nacional para la Prevención del Suicidio al 1-888-628-9454 o al 1-800-273-8255.

ASSMCA abre unidad ambulatoria de manejo de crisis y apoyo emocional ante crisis post huracán María

La administradora de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), Suzanne Roig Fuertes, informó hoy la apertura de una Clínica Ambulatoria de Manejo de Crisis y Apoyo Emocional para atender las necesidades de pacientes y personas afectadas, a nivel emocional, tras el paso del huracán María, como también de aquellos que no han logrado acceso a sus proveedores de servicios.

“Sin lugar a dudas, el huracán María no solo provocó daños a estructuras y al ambiente, sino también afectó la salud emocional de muchas personas.  Ante esta realidad, hemos desarrollado una iniciativa para atender la demanda de servicios, además, de acceso a evaluación y tratamiento a pacientes de salud mental y adicciones.  A esos efectos, hicimos un llamado al Colegio de Profesionales del Trabajado Social, APS, Departamento de Psiquiatría del Recinto de Ciencias Médicas, la Academia y otras entidades del sector privado, para aunar esfuerzos y recursos para establecer esta clínica ambulatoria”, explicó la Roig Fuertes.

La clínica está ubicada en las instalaciones de ASSMCA en el Centro Médico, calle Maga, frente a la entrada de la Sala de Emergencias Médicas del Hospital de Veteranos.  La misma ofrecerá servicios de 8:00 de la mañana a 3:00 de la tarde.  El número contacto es (787) 751-4014.

Cabe señalar que la clínica cuenta con psiquiatras, trabajadores sociales clínicos, psicólogos y consejeros en adicción, así como, el apoyo del Departamento de la Familia para canalizar los referidos pertinentes.

De otra parte, Roig Fuertes indicó que se encuentra en conversaciones con más profesionales para poder replicar esta unidad en otros puntos de necesidad identificados. “Aquellos profesionales de la salud mental interesados en unirse a este esfuerzo deben enviar su información a voluntariossaludmental@assmca.pr.gov.

 

 

Avatar

laislaoeste@gmail.com

3 Comments »

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: