Skip to content

‘Hoy realmente comienzo a vivir’

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

Aguadilla. “Fueron 28 años de humillaciones. Esto comenzó precisamente un día como hoy, en el 1994”.

Nelson Ruiz Colón cumplió ayer 49 años de edad. Hoy manifestó que su mejor regalo es haber sido declarado inocente de un crimen por el que estuvo 22 años preso.

 “Veintipico años después, prácticamente el mismo día, Dios me ha regalado la libertad y me quita 28 años de humillaciones que he vivido yo y ha vivido mi familia”.

“Creo que es un día muy especial. Hoy realmente comienzo a vivir. Voy a comenzar a conocer a mi hija”, fue lo que expresó Ruiz Colón a su salida del Tribunal de Aguadilla, donde el Departamento de Justicia solicitó el archivo de los cargos que pesaban contra Ruiz Colón, José Caro Pérez y Nelson Ortiz Álvarez por el asesinato de Glorimar Pérez Santiago en 1988.

Por su parte, Nelson Ortiz Álvarez, lo primero que manifestó fue pesar por que su mamá no estuviera viva para presenciar este momento.

“Lamento que mi mamá no pudiera escuchar esas palabras. Pero yo la tengo bien dentro de mi corazón, en todos mis planes que tengo”, expresó Ortiz Álvarez.

Y es que la madre de Ortiz Álvarez fue quien contactó al Proyecto Inocencia de la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana, donde los licenciados Julio Fontanet y Vanessa Mullet Sánchez abrieron la puerta a una nueva investigación.

Ortiz Álvarez destacó que ahora que recupera su vida está próximo a abrir una pizzería. “Me siento bien feliz”, alcanzó a expresar en medio de un caótico pasillo de Tribunal abarrotado de periodistas que le hacía preguntas.

Por su parte, José Caro Pérez dijo que va “a comenzar de nuevo”. Al igual que él, los otros dos excarcelados siempre dijeron ser inocentes de los cargos por asesinato, robo, secuestro agravado, violación, sodomía y violaciones a la Ley de Armas.

La familia de la víctima todavía hoy reclama que Glorimar fue asesinada por el trío de aguadeños aquel  30 de julio en 1988, cuando su cadáver fue hallado semidesnudo con tres impactos de bala y varios golpes en distintas partes del cuerpo, en una playa del sector Hau en el barrio Bajuras de Isabela.

Tras varias solicitudes de nuevo juicio para probar su inocencia, el Tribunal de Aguadilla les concedió la petición basada en nueva legislación que abrió paso a que pudieran presentar prueba basada en muestras de ADN.

Se expresa el Departamento de Justicia

“Los fiscales del caso solicitaron hoy el archivo de este caso, determinación que el Ministerio Público tomó luego de un extenso y minucioso análisis de la prueba disponible para llevar a cabo el nuevo juicio. Dicha prueba, tras 28 años del asesinato, no estaría disponible en su totalidad y se concluyó que las probabilidades de prevalecer bajo estas circunstancias no justifican la celebración de un nuevo juicio en estos momentos”, expresó el jefe de los fiscales, José B. Capó.

Por su parte, el secretario de Justicia, César Miranda, explicó que acogió la recomendación de los fiscales del caso, tras recibir un análisis de la prueba y de la totalidad de las gestiones investigativas dirigidas a fortalecer la evidencia a presentarse en el nuevo juicio.

“Recibí de parte de los fiscales del caso y del jefe de los fiscales, José Capó, un informe extenso y detallado con todos los pormenores del caso de Glorimar. Estoy tranquilo porque este Departamento de Justicia ha realizado absolutamente todas las gestiones que hemos tenido al alcance para prepararnos de cara al nuevo juicio pero, siendo justos y éticos, sería inadecuado dar paso a un proceso de nuevo juicio cuando las condiciones de la prueba han sufrido el imperdonable embate del paso del tiempo. También me da tranquilidad el hecho de que, hasta donde ha sido posible, hemos mantenido la comunicación, nuestro respeto y deferencia a los familiares de Glorimar que sé padecen el trauma de estos eventos”, explicó el titular de la agencia.

El Departamento de Justicia sostuvo que realizó todas las gestiones investigativas que tuvo a su alcance para reorganizar la prueba presentada en el juicio celebrado hace 22 años para la convicción de Nelson Ruiz Colón, José Caro y Nelson Ortiz Álvarez. Además, dijo que se atendieron todos los posibles ángulos investigativos en búsqueda de prueba adicional que aportara al caso de cara a la etapa del nuevo juicio.

En ese esfuerzo se investigó también la teoría expuesta por la defensa sobre la alegada participación de Rafael Baucage Colón y de Johan Rosario como responsables del asesinato de Glorimar. Mediante ese esfuerzo se logró obtener una orden judicial por parte del juez federal Francisco Besosa para que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos entregara al Ministerio Público algún material genético de Baucage Colón, quien junto a Johan Rosario, fueron mencionados por la defensa como sospechosos.

Aunque esa dependencia no contaba con muestra genética de Baucage Colón, se logró obtener una muestra de manera voluntaria de su hijo, lo cual sirvió para comparar su perfil de ADN con el de prueba encontrada en la escena. El resultado del análisis genético reveló que el ADN de Baucage Colón queda descartado de ser el ADN masculino presente en las dos piezas de evidencia comparadas.

Asimismo, el Departamento de Justicia obtuvo el consentimiento por parte de Johan Rosario para someterse al análisis de ADN para compararlo con un perfil genético femenino presente en dos piezas de evidencia halladas en la escena. Para la toma de muestra se realizó un viaje al estado de Virginia, donde esta reside. Tras ser analizada, los resultados arrojaron que su ADN queda descartado de estar presente las piezas recuperadas en la escena.

La teoría “Baucage”, esbozada por la defensa en su momento, incluyó una supuesta arma homicida utilizada. Sin embargo, Justicia también ordenó la comparación mediante análisis balístico de esa arma con el plomo recuperado del cuerpo de Glorimar. El resultado descarta que esta fuera el arma homicida utilizada en este crimen.

Glorimar Pérez fue asesinada el 30 de julio de 1988. Luego de una vista  celebrada el 22 de junio de 2016 en el Tribunal de Aguadilla, el juez José Emilio González concedió la celebración de un nuevo juicio tras evaluar los resultados de las pruebas de ADN Post Sentencia. Los imputados están en la libre comunidad desde el 23 de junio de 2016 con vigilancia electrónica bajo restricción domiciliaria.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: