Icono del sitio La Isla Oeste

Lecciones del huracán María provocan medidas en hospitales del Oeste

2020 / One Red Media

A cinco años del paso del Huracán María

Por Víctor Manuel Vázquez Domenech / Para La Isla Oeste

Fueron muchas las lecciones tras el paso del huracán María por Puerto Rico y los hospitales de nuestra zona Oeste que tuvieron cierta vulnerabilidad. Sin embargo, los directivos de las principales instituciones hospitalarias de esta región aseguran que se encuentran mejores preparados para enfrentar cualquier eventualidad atmosférica a cinco años del paso de María. 

Hospital Buen Samaritano de Aguadilla 

“Basado en la experiencia de María, el hospital está muchísimo mejor preparado”; aseguró el Dr. Arturo Cedeño Llorens, director médico del Hospital Buen Samaritano de Aguadilla. 

Explicó que en términos de electricidad, después del huracán María adquirió un generador de dos megavatios que le brinda energía a todo el hospital incluyendo la torre médica. 

Añadió que tienen dos generadores adicionales de 500 y 600 megavatios que se alquiló para la temporada de huracanes que es para los equipos críticos en caso de que el generador de dos megavatios falle. 

“Es para los equipos críticos que son los ventiladores, las bombas de infusión y todo lo que se necesita para mantener un paciente con servicios. Así que en ese sentido lo que es luz eléctrica estamos mucho más preparados ahora mismo”; precisó el galeno. 

Depende de cómo se utilicen los sistemas que dependen de energía, el hospital podría operar con los abastos de diésel de cinco a siete días. Empero, la institución hospitalaria tiene contratos con los suplidores de diésel asegurando así que siempre puedan tenerlo. 

“La planta de dos megavatios opera el hospital con normalidad. Con esa planta básicamente el cien por ciento  del hospital está funcionando incluyendo la torre médica, o sea, que el servicio ambulatorio del paciente tampoco se vería afectado. Estaríamos trabajando con una línea completamente independiente”; especificó. 

Recordó que para el huracán María surgió una emergencia en la represa del Lago Guajataca que dejó a muchos municipios sin el servicio de agua potable y por ende, al hospital. 

“A raíz de eso, el hospital construyó un pozo. Nosotros tenemos un pozo de agua del cual tenemos una licencia para uso con Recursos Naturales. Esa agua nosotros la estamos utilizando para lo que es área de enfriamiento del hospital”; señaló. 

Cedeño Llorens aclaró que todavía se suplen de agua potable de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) para tomar y los otros servicios para los pacientes. 

“El hospital cuenta con una cisterna de 360 mil galones. La vida útil con el pozo de agua se extendió. En caso que tuviésemos ausencia de agua completa en el hospital, el hospital con el pozo de agua y la cisterna puede trabajar ininterrumpidamente por 20 días. Eso es un avance bien grande en comparación de María”; subrayó Cedeño Llorens. 

En la emergencia de María cuando el hospital se quedó sin energía eléctrica, se perdió el control en términos de temperatura y humedad del equipo médico quirúrgico lo que les provocó una pérdida de $7 millones de dólares. 

Ahora cuentan con abastos para más de 20 días incluyendo los materiales que necesitan los pacientes. 

“Mirando lo que son las lecciones aprendidas de María, ciertamente, nos hemos, hasta cierto punto, desligado de los servicios que provee el Gobierno. Nos hemos independizados, en ese sentido, un poquito más. Básicamente hemos mejorado la resiliencia aumentando las capacidades de nosotros mismos para evitar depender del Gobierno en el futuro”; agregó el galeno. 

En términos generales, según Cedeño, aseguró que en servicios de energía, de agua y suplidos “estamos muchísimo mejor preparados”. 

Hospital Buen Samaritano de Moca 

Para Sara Villanueva Cabrera, administradora del Hospital San Carlos Borromeo de Moca, su institución tiene que estar preparada antes, durante y después de cualquier evento atmosférico “porque  nosotros tenemos que seguir operando 24 horas”. 

Explicó que tan recientemente como la pasada semana, el Departamento de Salud, realizó una inspección, dado a lo que surgió tras el paso del huracán María, donde pudieron verificar los generados, cisternas, abastos y equipos necesarios y de esta forma ver cuán funcionales y preparados están ante la temporadas de huracanes. 

Villanueva Cabrera precisó que cuentan con dos generadores revisados y funcionales. 

“Las áreas más críticas, como lo es la sala de emergencias, la sala de operaciones, el área de intensivo, el laboratorio, el área de radiología, las áreas que no me van a detener el servicio, van estar funcionando con estos generadores”; agregó la funcionaria. 

Igualmente el hospital San Carlos Borromeo cuenta con cisternas de agua y con un pozo de agua hábil para los servicios sanitarios y emergencias. “Contamos con la disponibilidad del líquido”; especificó. 

Villanueva Cabrera aseguró que hoy el Hospital San Carlos Borromeo está mejor preparado para cualquier situación en eventos atmosféricos. 

“Se hicieron unos arreglos. La misma sala de parto fue renovada también ahora recientemente. Se han corregido y se compraron los equipos  para no tener la misma situación que tuvimos con María. Aunque cabe destacar que el hospital siguió funcionado antes, durante y después del evento. El Hospital nunca cerró sus puertas”; afirmó la licenciada. 

2020 / One Red Media

Hospital La Concepción de San Germán 

En términos generales, el Hospital La Concepción tiene unos protocolos de emergencia establecidos para mantener la operación de la institución antes, durante y después ante cualquier eventualidad en las condiciones del tiempo; aseguró el licenciado Edgar Crespo, administrador del Hospital de la Concepción.

“Nosotros tuvimos éxitos en lo de María por habernos preparado fuertemente. Pero después de lo de María lo que hicimos fue que miramos todas aquellas áreas que pudimos haber tenido situaciones y lo que hicimos fue que la reforzamos”; indicó el también ingeniero. 

En términos de energía, el hospital tiene su propio sistema de cogeneración donde actualmente están desconectados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en aras de evitar las fluctuaciones. 

“Recientemente, hace una semana atrás, completamos unos mantenimientos de las unidades para asegurarnos que estuvieran preparadas”: explicó Crespo. 

Todo lo que es área de hospital funciona al cien por ciento. “Nosotros tenemos el cien por ciento de las facilidades y de los equipos que operan. No es unas áreas sí y otras no. Es el cien por ciento. En caso de tener algún problema tenemos el generador de emergencia diésel que cubre el cien por ciento de las facilidades”; señaló Crespo. 

En cuanto al combustible, tienen un contrato donde además su suplidor estaciona su camión frente a su institución. Además, en su inventario están preparados para más de dos semanas. 

En términos de agua son totalmente independiente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA). 

“Tenemos tres pozos de agua y una cisterna de sobre 225 mil galones de agua”; precisó. 

Una de las pesadillas para el huracán María, fueron los gases médicos. “Nosotros lo que hicimos fue que triplicamos los abastos. Cambiamos los tanques.  Pusimos tanques más grandes de oxígeno y también de los gases que son necesarios para dar los servicios en salas de operaciones y demás”; abundó el licenciado. 

Los empleados de este hospital pueden pernoctar en las facilidades de no poder salir del mismo por las condiciones del tiempo para que estén seguros. Se les provee lugar para dormir, lavandería y alimentos.

“En términos generales, pues siempre tenemos personal extra para aquel que no pueda llegar”; subrayó. 

“Nosotros nos sentimos muy preparados. Uno siempre tiene que buscar cuáles son las oportunidades para mejorar. Esto es un proceso contínuo. Es bien importante los mantenimientos. Es bien importante estar pendiente a la vida de los equipos, cuándo hay que reinvertir en las facilidades para que nuestros médicos y nuestros empleados puedan hacer sus labores y servirle a la comunidad de una manera segura”; exclamó Crespo.

Salir de la versión móvil