Skip to content

Maricao también sufre desolación tras temblores

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

En el pueblo de Maricao no se han recuperado de los efectos del huracán María. Allí, donde habitan “unos pocos” –no menos importantes-, todavía hay cerca de 100 residencias bajo toldos azules de emergencia y por encima la tierra tiembla. Sin embargo, aparentemente ninguna agencia de gobierno se asoma para llevar cuenta de los daños que ya cobran decenas de casas.

Así lo aseguró Jacqueline Pérez, directora de la Fundación Bucarabón, entidad sin fines de lucro que este viernes tenía programada la inauguración de su fase educativa como institución comunitaria establecida hace un año en la otrora escuela Segunda Unidad Francisco Vicenty, en la carretera 105 del barrio Bucarabones.

“Maricao no se ha recuperado aún de María. Hay cien familias con toldos. Hay familias que no se han recuperado y llega este evento; hay mucho problema emocional. La gente está bien afectada; ya venían siendo afectados de María y ahora mucho más…  hace falta mucha ayuda emocional para la gente del campo. Ayer hicimos la primera visita y fuimos los primeros a quienes les vieron la cara, porque nadie los ha visitado todavía”, sostuvo la líder comunitaria.

En Maricao habitan cerca de seis mil personas, pero la Fundación Bucarabón vendría a beneficiar algunas 10 mil, según estima Pérez, destacando que la entidad sirve también a residentes de partes de Yauco, Lares, Sabana Grande y Mayagüez. La fundación funge como incubadora comunitaria para empresarias y emprendedores agrícolas que buscan ganarse la vida con el trabajo y producto de la montaña.

Ante la emergencia que vive el país –sobre todo los pueblos del área suroeste- por la secuencia de temblores que ya cobran cientos de estructuras colapsadas- la también ingeniero civil con experiencia de 15 años en el campo, se tiró a la calle con voluntarios, para auscultar daños en las residencias de su pueblo.

En entrevista con La Isla Oeste, Pérez asegura haber evaluado –desde su peritaje- algunas 20 a 25 casas entre Bucarabones y Las Indieras (que comprende cuatro barrios maricaeños). La líder comunitaria todavía entiende que el área de Montoso y Maricao Afuera deben sumarse otras decenas de residencias con serios daños estructurales, a juzgar por el insumo recibido preliminarmente.

“Ayer estuvimos haciendo un recorrido, y empezando, nos encontramos con varios campamentos de personas que no se atreven entrar a sus residencias porque tienen daños estructurales”, afirmó.

“Nos fuimos casa por casa a verificar algunas, y nos dio el día para visitar apenas algunas 20 a 25 familias, pero tenemos un estimado que van a ser más de 60 familias (perjudicadas)”, acotó.

Las imágenes hablan.

Pérez describió un panorama de casas con columnas deterioradas, paredes colapsadas y estructuras acabadas e inhabitables. “Había desde casas hechas en barro (Sic) hasta casas de personas un poquito más adineradas”, destacó la dirigente de la fundación Bucarabón. “Todas sufrieron. De esos casos que visitamos ayer, el cien por ciento está viviendo fuera de sus casas, en carros y campamentos”, sostuvo.

Pérez destacó que en Maricao todavía quedan muchas de las casitas construidas en barro -que datan de mediados de siglo XX, cuando la “PRERA” (Puertorican Reconstruction Administration) construyó viviendas en la ruralía-. En una de ellas residía un septuagenario que ahora quedó al amparo de la caridad.

La ingeniero civil asegura que casi el 70 por ciento de las casas que ha visto afectadas por los sismos recientes han sufrido daños estructurales. “Por ende, la gente no puede volver a ellas, porque se les puede colapsar una pared, o la misma casa en cualquier momento”, dijo.

De otra parte, el único colmado que existe en el área de Bucarabones y Las Indieras (recordamos que son cuatro barrios), fue desalojado por daños estructurales. Se trata del Colmado Vista Alegre, propiedad de Luis Ruiz y su hijo de igual nombre, que colinda entre Maricao y Yauco. “El está tratando de hacer al lado un cuartito en madera, para ver si lo poco que recuperó del colmado lo puede volver a utilizar”, acotó Pérez.

Daños en la capilla de IDIIFCO

La ingeniero también confirmó que en el aislado Sector El 30, donde opera el Instituto Especial de Desarrollo Integral del Individuo, Familia y Comunidad (IDIIFCO), impulsando ayuda directa a familias en necesidad, también sufrió daños. El proyecto es gestado por la congregación católica de las Hermanas Dominicas de Fátima, quienes junto a voluntarios, prestan servicios psicológicos, terapia familiar y trabajo social, orientaciones y consejerías, terapias individualizadas, terapias grupales, llamadas de crisis, asesorías legales, entre otras coordinaciones de servicios.

“Ellas también sufrieron daños estructurales graves en parte de la capilla”, señaló Pérez, quien ayer llegó hasta el lugar para ayudar a levantar datos que puedan servir de referencia a las agencias de gobierno, que –según dijo- “no han pasado por ahí”.

“Los únicos centro comunitarios que hay en Maricao sufrieron daños estructurales”.

Jacqueline Pérez, directora de Fundación Bucarabón

El perfil de los desamparados en Maricao no dista de los afectados en los pueblos de Guánica, Yauco y Guayanilla, entre otros pueblos que sienten fuertemente los temblores del Invierno 2019-20 en Puerto Rico. “Hay gente extremadamente pobre, ancianos, niños, personas que trabajan…”, acotó la líder comunitaria que ha visto campamentos de hasta 30 personas pernoctando bajo una carpa.

Suspenden inauguración

Durante los temblores se afectó uno de tres edificios de la clausurada escuela que el gobierno le traspasó a Fundación Bucarabón el pasado año como parte de una alianza público privada. El edificio suponía ser un hostal para albergar a estudiantes provenientes de programas de internado, que servirían a la fundación en la formación de pequeños negocios.

Y aunque la parte de la Fundación Bucarabón que iba a ser inaugurada este viernes no se afectó, el evento inaugural -de la fase educativa- se canceló, para abrir paso a una colecta de artículos de primera necesidad, que serán repartidos entre los damnificados locales.

“Fundación Bucarabón se fundó hace aproximadamente un año, con fondos de Rural Development, la Fundación Comunitaria de Puerto Rico y de comprometidos en San Juan, para hacer un centro para empresarios para desarrollar la economía en el centro de la isla, enfocado en mujeres y agricultores”, detalló Pérez, quien es empresaria bajo su marca Marikao Coffee & Chocolat.

Una segunda fase contempla desarrollar una incubadora culinaria comunitaria donde se pretende impulsar empresarios de la montana para que desarrollen productos de valor añadido y sacar mayor provecho a sus cultivos. La tercera fase es el hostal para los estudiantes de internado que servirían de voluntarios en la Fundación.

La entidad opera con seis empleados y tres voluntarios de Americorps. Para información puede visitar su página en Facebook: https://www.facebook.com/pg/proyectobucarabon/posts/?ref=page_internal

Daileen Joan Rodríguez

Periodista con 17 años de experiencia en periodismo hiperlocal. Fundadora de One Red Media / La Isla Oeste. Miembro de la Junta Directiva de la Asppro. Para preguntas o comentarios escribe a: daileenrodriguez@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: