Skip to content

#MesDeLaTierra: Playuela a más de tres décadas

Por Génesis J. Figueroa Torres / Para La Isla Oeste

Aguadilla. Un grupo de féminas, de entre 15 a 28 años de edad y quienes se hacen llamar las Coccolobas, son encaminadas por el grupo de ambientalistas Salvemos a Playuela, para convertirse en guías turísticas en el litoral costero de Aguadilla.

Las Coccolobas (nombre científico de las uvas playeras),  se reúnen frecuentemente y reciben charlas, recorridos y talleres sobre la protección de ecosistemas, herramientas que suponen ayudarlas a desenvolverse en sus futuras funciones.

Foto de las “Coccolobas de Playuela” en el taller de identificación de especies marinas el año pasado. (Suministrada)

Portavoces del grupo Salvemos a Playuela, aseguran que se mantendrán activos y vigilantes, ejerciendo su función educadora, al atender a diversos grupos de toda la isla que acuden a aprender y disfrutar del valor ecológico del valle de Playuela.

Además, la colectiva invita a todos los puertorriqueños a que se sigan uniendo y solidarizándose con la protección de los recursos que da el medio ambiente.

“Es importante seguir la lucha para que en algún momento el valle Playuela se declare como reserva natural”, puntualizó “Pocho”, integrante del grupo.

Playuela, Aguadilla / Suministrada

La defensa del paraíso natural

¿Sabías que en el sector Playuela de Aguadilla hay más de 500 especies de flora y fauna que están en peligro? Una docena de ellas son endémicas de Puerto Rico y por lo menos ocho son especies amenazadas o en peligro de extinción, incluyendo tortugas y mamíferos marinos, aves migratorias y corales amenazados. Estas últimas viven en hábitat crítico designado por el Servicio de Pesca Nacional (National Marine Fisheries Service of NOAA) en 2008.

Según un portavoz de la Liga Ecológica del Noroeste, la lucha por este espacio costero comenzó en 1994 cuando se presentó la primera propuesta de hacer un “resort” (hospedería) en Playuela.

A más de dos décadas sin completarse el proyecto hotelero Cristopher Columbus Landing Resort, los proponentes reiniciaron los trabajos de remoción de terrenos, por lo que, con la intención de velar por que se protejan los recursos naturales de la comunidad Playuela, varios grupos de ambientalistas levantaron un campamento en el año 2016 frente a la entrada de lo que se supone será un complejo turístico de inversión privada, que comprende unas 137 cuerdas de terreno aproximadamente y que incluirá un hotel y apartamentos frente al mar.

La lucha incluso llevó a algunos a ser arrestados.

Tras el paso de los años los grupos ambientalistas se han mantenido activos y al pendiente de la comunidad de Playuela. Esta lucha por salvar ese patrimonio natural ha sido tomada principalmente por grupos como: Salvemos Playuela, La Liga Ecológica del Noroeste y Vive Borikén, y seguidores.

El último incidente de remoción de terreno reportado fue el pasado 18 de septiembre, cuando la compañía desarrolladora, Caribbean Management Group, a cargo de construir el complejo residencial/hotelero en la costa de Aguadilla, comenzara nuevamente la remoción de terreno sin siquiera tener un letrero anunciando las obras como lo estipula la ley.

Luego de eso el grupo Salvemos a Playuela, por ejemplo, se ha encargado de querellar cualquier suceso inesperado en la zona; como es el caso de los incendios ocurridos el pasado 14 de febrero.

La arboleda de la Palma Sombrero fue víctima de aquel gran incendio provocado. Varios miembros de la comunidad tomaron fotos y videos y reportaron el suceso que quedó registrado bajo el número de querella Q-AGUT-0037-19 en la oficina del cuerpo de vigilantes del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) en Aguadilla.

Desgraciadamente ese no es el primer incendio intencional provocado a esta especie nativa en estado crítico de extinción. En abril del 2017 el DRNA confirmó el uso de líquidos aceleradores para provocar un incendio que estuvo ardiendo por más de tres horas consecutivas en la misma área. Este es el quinto acto ilegal que reporta el grupo Salvemos a Playuela. Querellas en el DRNA con números de referencia Q-AGUT-001-18, Q-AGUT-006-19 y Q-AGUT-037-19 e informe de la agencia.

Por otra parte, el grupo Salvemos a Playuela, además de estar al pendiente de la comunidad que es el hábitat de una importante cantidad de especies, se mantiene realizando actividades que involucren a la comunidad. Estas actividades buscan crear conciencia sobre la gran amenaza que enfrenta Playuela; y ayudan a seguir recolectando información de suelos, fauna y especies presentes en peligro de extinción e importantes para un ecosistema como este.

Entre las actividades que se realizan –además de las Coccolobas- se encuentra el evento Bioblitz, donde se reúnen personas para realizar un recorrido de observación. Ya van tres de estos eventos celebrados y en el último, celebrado el pasado mes de marzo, se observaron dos ballenas, 37 especies de aves, 26 insectos, dos mariposas monarcas y más de seis diferentes tipos de anfibios y reptiles. Estos se suman al inventario de especies identificadas en Playuela.

Para más información sobre las actividades y sucesos en Playuela busca aquí.

1 Comment »

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!