Skip to content

Miedo en los pasillos de hospital en San Germán

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

La ansiedad corre por los pasillos del hospital cual aire que se respira. Por la mente de ese personal de salud pasan y repasan los rostros de familiares que están en casa acuartelados, porque teme llevar consigo a casa al “enemigo invisible” que amenaza con contaminarle durante las arduas horas de trabajo en medio de la emergencia del novel coronavirus SARS-CoV2.

Este héroe anónimo narra bajo confidencialidad cómo en un hospital del oeste de Puerto Rico no hay equipo para que los empleados puedan protegerse del llamado COVID-19.

“Nos niegan el equipo. A los médicos también. Los médicos quieren que protejan al empleado y la administración no quiere. Ya han puesto en cuarentena a más de 50 empleados. Nos vamos a quedar sin empleados para atender a los pacientes”, contó a La Isla Oeste.

Hay mucho estrés en el ambiente y mucha ansiedad, afirma. “Los de Seguridad no tienen equipo de protección tampoco”, acota.

“Enfermeros, terapistas respiratorios y físicos, personal de limpieza y Rayos X, estuvieron expuestos con un paciente que salió positivo y no habían tomado las medidas de protección. Yo trabajo allí. Y alguien tiene que decir lo que está sucediendo adentro”, sentencia, implorando anonimato.

“En sala de emergencia no sé cómo es, porque no estoy en esa área. Pero al no saber si el paciente está contagiado ó no, pues es mucha la preocupación. Nosotros tenemos familia y nos asustamos. ¿Miedo?, siempre lo va a haber. No es fácil tu pedir una mascarilla y te digan que no; o que te digan que traigas de tu casa”, expresa, sabiendo que en casa sus familiares también están preocupados porque el “enemigo invisible” podría escurrirse bajo su techo en cualquier momento, acarreado por su “héroe anónimo” en sus zapatos, manos, pelo o quién sabe qué.

Esta historia se desarrolla en el Hospital de La Concepción en San Germán, donde al menos se sabe que 10 empleados esperan por los resultados de las pruebas del COVID-19. Se supo que los empleados fueron enviados a aislamiento el pasado 23 de marzo, como medida preventiva para evitar que otro personal se contagiara. Además, se cancelaron las visitas a los pacientes del hospital.

Al menos se conoce de un caso positivo hospitalizado en La Concepción, quien resulta ser empleado del Municipio de San Germán.

La Isla Oeste hizo contacto con la relacionista pública de la institución, Sandra Caro, quien dijo estaría solicitando una respuesta de parte de la administración del hospital. Al cierre de esta publicación no se habían recibido declaraciones oficiales sobre cuántos empleados presentan síntomas del virus -si alguno-, cuántos han sido aislados, a cuántos se les ha realizado la prueba, entre otras preguntas sobre la preparación del hospital durante la pandemia.

Sindicato confirma querellas

La denuncia se da en momentos cuando agrupaciones sindicales de personal médico a nivel Isla manifiestan su preocupación. El director ejecutivo de la Unión Laboral de Enfermeras y Empleados de la Salud (ULEES), José Alberio Diaz, emitió un comunicado denunciando el riesgo que corren de trabajar con poco o ningún equipo de protección y en condiciones sanitarias que resultan inminentes para su propia salud ante el riesgo de contagio.

De hecho, Ariel Echevarría Martínez, funcionario de la ULEES radicó una querella en OSHA relacionada al caso.

La representante de la ULEES en el Hospital de La Concepción en San Germán, Ingrid Vega Méndez, confirmó que son muchos los empleados que han sido retirados de sus labores, entre estos 14 de la Sala de Emergencias y uno de la Unidad de Terapia Respiratoria.

“Yo tengo empleados que -ahora mismo- no les han entregado equipos protectores, a pesar de que los han solicitado”, dijo en entrevista telefónica. “Ya se le habían hecho varias comunicaciones al patrono, yo misma se las había hecho”, acotó, alegando que el patrono la acusa de difamar el nombre de la institución.

Mientras, Vega Méndez asegura que a una empleada la suspendieron una semana de empleo y sueldo, luego que rehusarse a trabajar sin equipo de protección.

Medical Task Force COVID-19 recomendó el uso de mascarillas para todos

“Estamos experimentando un momento histórico y necesitamos incorporar todas las estrategias que entendamos pertinentes para detener la posibilidad de contagio exponencial en la comunidad”, lee el prefacio de la recomendación del Medical Task Force COVID-19 sobre utilización de mascarillas o equivalentes en lugares públicos, difundido ayer. “Hasta el momento, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan el uso de mascarillas para los profesionales de la salud que están atendiendo a pacientes con enfermedades infecciosas”, agrega en el trasfondo.

“La pandemia de COVID-19 avanza rápidamente en Puerto Rico y necesitamos incorporar todas las estrategias que puedan ser de beneficio para nuestra población. RECOMENDACIÓN: Por lo tanto, basado en el racional expuesto y en la realidad que experimentamos, el Puerto Rico Medical Task Force COVID-19 recomienda que la población considere utilizar algún tipo de cubierta para la nariz y boca cuando salga de sus hogares. Aquellas personas que posean mascarillas aprobadas pueden utilizarlas, teniendo en consideración la prudencia y evitando el desperdicio de las mismas ante la gran escasez existente. Las personas que no tengan mascarillas comerciales o aprobadas pueden considerar fabricar una con material de tela, algodón, polyester, nilón las cuales pueden ser lavables y reusables. Siempre tener consideración que el uso continuo por más de 2 horas no es recomendable”, puntualiza el documento.

“Esas recomendaciones el patrono ahora las está poniendo en vigor, pero la pregunta de nosotros es ¿porqué ahora?, si desde el día uno sabían que eran las medidas que tenían que tomar con todos los trabajadores”, inquirió la representante de la ULEES en el Hospital de La Concepción, citando las guías del reglamento federal (OSHA).

Vega Méndez también representa a los empleados del Hospital San Carlos de Boromeo en Moca, pueblo del oeste donde precisamente ayer se ordenó el cierre del cuartel de la Policía por casos sospechosos de COVID-19, al igual que hoy trascendió el cierre del cuartel de San Germán.

“¿A dónde tu crees que va a ir a parar esos casos?, a los hospitales de Moca y San Germán”, señaló la representante sindical, asegurando que hace unas semanas el panorama en San Carlos de Boromeo era similar. “Tienen que darles las medidas (de seguridad) a los enfermeros graduados y a los de Vitales (Triage) que atienden pacientes a los que les llenan documentos de admisión”.

Ver: Hospital de la Concepción se defiende de querellas de empleados

Daileen Joan Rodríguez

Periodista con 17 años de experiencia en periodismo hiperlocal. Fundadora de One Red Media / La Isla Oeste. Miembro de la Junta Directiva de la Asppro. Para preguntas o comentarios escribe a: daileenrodriguez@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: