Skip to content

Período Probatorio: ¿Qué debes hacer cuando te despiden de un empleo al poco tiempo de empezar?

Por Wendaly Barbosa Ramos / Actívate al Máximo

Son muchas las personas que son despedidas a las pocas semanas de empezar un nuevo trabajo. El coraje, la sorpresa y la impotencia son sentimientos que afloran.  La persona ve cómo sus proyectos se vienen al suelo. Nuevamente se debe hacer frente a la falta de ingresos y a la idea de tener que buscar empleo otra vez. Una búsqueda además que puede extenderse durante varios meses hasta que al final, alguien vuelva a llamar.

La pregunta que inmediatamente nos hacemos es ¿Qué hago ahora? En ocasiones, pregunta que no tiene respuesta o por lo menos, no en el momento; como quisiéramos.

Esta situación ocurre con más frecuencia de la que pensamos. Ahora bien, más allá de los aspectos legales por la culminación de ese contrato, hay un aspecto que a menudo pasa muy inadvertido: El impacto emocional.

Sabemos que nuestro ciclo vital está vinculado por principios y finales. Así, y de algún modo, esos puntos claves en el transcurso de la vida lo marcan con frecuencia el mundo del trabajo y esas experiencias que para bien o para mal nos condicionan. Dedicamos gran parte de nuestro tiempo a esa esfera y es ella la que contribuye a nuestro avance y desarrollo o por el contrario lo estanca, hasta suponer un retroceso a todos los niveles.

Ser despedidos es algo más que un “shock” emocional y personal. A menudo, el daño va más allá del aspecto económico; también es una herida a la autoestima.

Tras esa noticia inesperada, pueden existir muchas realidades que la persona debe entender y asumir. A veces, el desempeño no se ajusta a las demandas propias de ese puesto. En otros casos, pueden existir realidades más complejas, como problemas entre compañeros o incluso un súbito desinterés a la hora de mantener ese puesto. Sea cual sea la causa, es un golpe que la persona debe enfrentar.

¿Soy yo el responsable?

Si te han despedido de un trabajo, lo natural y esperable es recoger la frustración, el desánimo y orgullo, reconstruirte y empezar a enviar resumés al día siguiente, sin perder un segundo. Porque lo mejor, tal y como nos dicen tan a menudo, es pasar página y focalizarnos en encontrar otra oportunidad muchísimo mejor.

La realidad es que parece sencillo, sin embargo, no lo es, como dicen coloquialmente “Con la boca es un mamey”.  Porque nadie se repone tan rápido. Es más, en estas circunstancias es común que el coraje y la decepción se adhieran durante semanas y que resulte casi imposible hallar ánimos suficientes para empezar de nuevo. Además, se vuelve más compleja cuando ese despido surge durante el período de prueba.

¿Porqué a mí?

Por lo regular, todos empezamos un nuevo trabajo con gran entusiasmo. La economía, el propio mercado laboral y las macro estructuras que nos rodean hacen que no sea precisamente fácil hallar un empleo. Cuando alguien accede a uno, esc omún que lleve aproximadamente entre tres (3) y seis (6) meses de búsqueda.

Por lo tanto, al empezar esa nueva etapa se mezclan diferentes emociones como la ansiedad y el firme deseo de que ese contrato nos ofrezca estabilidad. Ahora bien, el hecho de ser despedidos durante ese período de prueba genera en primer lugar, sorpresa, desconcierto e incomprensión. La persona necesita saber porqué ocurrió esta sitaución de forma inesperada.

De acuerdo al artículo “Me han despedido al poco de empezar el trabajo ¿qué hago ahora?”,existen razones que podrías analizar y hasta cierto punto justificar, y son las siguientes:

  1. El desempeño y eficacia no se ajusta a las características del puesto.
  2. Un hecho común es no recibir la adecuada formación previa para ese puesto. Nadie se ocupa en desarrollarlos, en clarificar qué se espera de la persona y en mostrar cómo se lleva a cabo ciertas tareas. Todo ello lleva a fracasar durante el período de prueba.
  3. Las desavenencias y el no ajustarse a un clima de trabajo de por sí complejo y adverso, es otro factor.
  4. La empresa puede decidir que no es necesario cubrir ese puesto al que acabamos de acceder. Si te han despedido al poco tiempo de empezar, una causa puede ser sin duda la mala gestión y la pésima organización, esa por la cual, se puede rescindir el contrato a los pocos días e incluso, antes de incorporarnos.

Claves para enfrentar un despido inesperado al poco tiempo de firmar un contrato:

  • Entendimiento. – Saber si es responsabilidad nuestra y comprender en qué hemos fallado es un buen paso. Ahora bien, si se debe a factores ajenos a nosotros mismos, lo mejor es aceptar lo ocurrido y no darle vueltas al asunto.  Evitar sentirnos como víctimas para que no afecte nuestro auto concepto e imagen personal.
  • Descansar sobre el proceso – Darnos una semana de descanso, unos días para llevar a cabo un pequeño duelo, un tiempo donde liberar emociones como la rabia, la tristeza y el enfado. Descansar el cuerpo y la mente será de gran ayuda.
  • Es recommendable hablar con amigos y familiares sobre el tema. Sentirnos apoyados, reconfortados y comprendidos genera alivio.
  • Recuperar y fortalecer la autoestima – Recuerda los logros conseguidos en el pasado, esoshechos que nos dignifican y por los cuales, nos sentimos orgullosos. Un despido es algo puntual y, recordemos, SOMOS MUCHO MÁS QUE ESA MALA EXPERIENCIA.
  • Debemos asumir una actitud proactiva – Lo último que debes hacer es quedarte inactivo, lamentarte u obsesionarte con lo que pasó. Lo ideal es iniciar nuevos comportamientos en esa búsqueda de empleo, hacer algo diferente como, mercadear tus servicios en la redes sociales, focalizarte quizá en otros mercados, reinventarte de algún modo…

Finalmente, no cabe la menor duda que es una situación por la que se sufre, sin embargo, es mayor el aprendizaje. Recuérdalo siempre, NO existen casualidades, existen CAUSALIDADES ya que todo en la vida tiene su causa y efecto.  Si no lo fue en ese momento, algo mucho major vendrá.  

“La actitudes el pincel con el que la mente colorea nuestra vida, y somos nosotros quienes elegimos los colores”

Adam Jackson –

Profesora Wendaly Barbosa Ramos

La autora es escritora con estudios graduados en Psicología Industrial/Organizacional;  Profesora universitaria, especialista en desarrollo de adiestramientos y procedimientos.  Consultora Desarrollo Organizacional/Recursos Humanos; y Conferenciante.

Síguela en:

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: