Skip to content

¿Por qué el jabón es mejor que el ‘handsanitizer’ para combatir el COVID-19?

Por One Red Media

Siempre escuchamos decir que es mejor lavarse las manos con agua y jabón para combatir gérmenes, bacterias y virus. Con la llegada del COVID-19 este mandato tan simple, que recordamos de mamá, papá y abuelas antes de ir a comer, hoy día se hace ley.

Pero ¿porqué?, ¿qué tiene el jabón tan especial y poderoso?

Técnicamente, las moléculas del jabón -conocidas como anfifílicas- poseen un extremo soluble en agua (hidrofílico) y otro extremo que la rechaza (hidrófobo).

La composición molecular del jabón hace que se adhieran por un lado a las moléculas de agua y por el otro a las partículas de grasa o suciedad. Esta es la razón por la cual el jabón es ideal –por ejemplo- para fregar platos, pues una parte trabaja con el agua y la otra con la grasa, rompiendo literalmente la suciedad y haciendo que se desvanezca, dejando el plato limpio.

Este mismo concepto se produce cuando nos lavamos las manos. 

Si miramos de cerca la composición del coronavirus vemos una esfera con extremidades puntiagudas que le sobresalen, que le dan apariencia de corona.

Esta corona posee en su interior el material genético del virus. Resulta que, la superficie de esta corona está compuesta básicamente de lípidos o ácidos grasos. Las puntitas de la corona son proteínas que se unen con proteínas receptoras especiales en el exterior de aquellas células en tu cuerpo que actúan como guardianes. Es decir, una vez que las proteínas se unen, la membrana grasa del virus se fusiona con tus células y se aloja dentro, descargando su material virulento y reproduciéndose.

El jabón puede detener literalmente ese proceso antes de que ocurra. Te decimos cómo:

Recuerda que el jabón separa la grasa del agua. Cuando te lavas las manos, el jabón tratará de enlazarse con la membrana grasa de la corona (el virus) a la vez que se agarra del agua. Esto actúa como una lucha de “tira y jala” que termina despedazando la membrana de la corona.

Todo este drama molecular concluye en la destrucción del virus.

Pero como en toda batalla, hay que ser persistente. Por eso, es necesario que te laves las manos constantemente y por más de 20 segundos, llegando a todos los lugares de la mano, uñas, entre los dedos, etc. Y si se diera el caso de que todavía queden vivas algunas moléculas, la corriente de agua hará que se vayan “enredadas” con la espuma del jabón  por el lavabo.

¿Qué hace el higienizador de manos?

El handsanitizer trabaja diferente. El alcohol del higienizador de manos también rompe las membranas del coronavirus, pero se seca rápidamente. De manera que, utilizando el handsanitizer tienes menos tiempo para trabajar en la destrucción de las membranas del coronavirus, en comparación con el victorioso jabón.

Además, las moléculas que quedan vivas, no se van por el lavabo como ocurre cuando te enjuagas el jabón, ¡sino que se quedan en tus manos! Así que, corres el riesgo de continuar dispersando el virus por ahí.

Esta es la razón por la cual los expertos recomiendan más el lavarse con agua y jabón, que utilizar el llamado handsanitizer. Esto no quiere decir que si estás en un lugar donde no te puedas lavar con agua y jabón, vayas a descartar el higienizador de manos. Llévalo contigo por si necesitas desinfectarte, pero siempre pregunta dónde te puedes lavar con agua y jabón primero. Si no encuentras un lavabo disponible, usa el handsanitizer, pero asegúrate de aplicar la cantidad justa, que contenga sobre 60% de alcohol y que te restriegues bien cada lugar en tus manos para destruir al virus.

Recuerda siempre seguir las guías de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades; y del Departamento de Salud.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: