Skip to content

Procuraduría de las Mujeres presenta dos nuevos reglamentos

Para certificar a intercesoras e intercesores legales de violencia de género y reglamento para programas de desvío.

La Oficina de la Procuradora de las Mujeres presentó dos reglamentos que buscan mejorar la labor de los intercesores legales en casos de violencia de género, así como la efectividad de los programas para personas agresoras.

“Como parte de las medidas que estamos tomando para reforzar nuestra lucha contra la violencia de género, hemos presentado estos dos reglamentos que nos permiten reforzar la labor de las intercesoras y los intercesores legales, así como evaluar la efectividad de nuestros programas de reeducación y readiestramiento”, sostuvo la procuradora de las mujeres, Lersy Boria Vizcarrondo.

El primer reglamento busca certificar a las intercesoras y los intercesores legales, que son quienes acompañan a la víctima sobreviviente al momento de solicitar una orden de protección por casos de violencia doméstica y agresión sexual.

Mediante el reglamento, las intercesoras y los intercesores legales en casos de violencia de género recibirán su autorización de la OPM; y se certificarán por una Academia de Intercesoras e Intercesores Legales de la oficina para garantizar el cumplimiento con el ordenamiento legal y la política pública.

El segundo reglamento, programa del Departamento de Corrección y conocido como Reglamento de Desvío, busca evaluar y licenciar aquellos programas dirigidos a reeducar y readiestrar a personas agresoras.

Boria Vizcarrondo resaltó que dicho Reglamento de Desvío se realizó a base de evidencia científica y se diseñó de manera más restrictiva, con el fin de que el programa cumpla con su propósito: la rehabilitación y reeducación de las personas agresoras.

La adopción de este segundo reglamento permitirá certificar y fiscalizar a sus participantes, además de brindarles seguimiento.

La base legal del Reglamento para la Certificación y Autorización de Intercesoras e Intercesores Legales surge de los poderes conferidos a la OPM, creada en virtud de las disposiciones de Ley de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, con las disposiciones de la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica y la Ley de Procedimiento Administrativo Uniforme del Gobierno de Puerto Rico.

Mientras, la base legal del Reglamento para Evaluación y Licenciamiento de los Programas de Reeducación y Readiestramiento para Personas Agresoras surge de los poderes conferidos a la Junta Reguladora de los Programas de Reeducación y Readiestramiento para Personas Agresoras, creada en virtud de la Ley para crear la Junta Reguladora de los Programas de Reeducación y Readiestramiento para Personas Agresoras, con las disposiciones de la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica y la Ley de Procedimiento Administrativo Uniforme del Gobierno de Puerto Rico.

Este reglamento se adopta con el propósito de cumplir con las obligaciones legales impuestas sobre la Junta, creada en virtud de las disposiciones de la Ley 449-2000.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: