Skip to content

“Que pague el responsable, pero él no la mató”

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

Mayagüez. En la continuación del desfile de prueba en el juicio contra el veterano Guillermo Cummings Irizarry –acusado de asesinar a la enfermera Maritza Rodríguez Morales en mayo de 2017- la Defensa del acusado sacó a relucir esta tarde un elemento que dio revés a lo que hasta ahora se interpretaba del caso públicamente.

Se trata de las anotaciones de un agente de Homicidios que prestó apoyo durante una entrevista que le hicieron al acusado desde el Cuartel de Sabana Grande, donde Cummings Irrizary alegó haber ido preocupado por la desaparición de su enfermera, en “ánimo de ayudar” al esposo de la desaparecida a encontrarla.

Ayer el abogado del acusado, Carlos Vera Muñoz, reiteró que su representado “se declara No Culpable” por los cargos de asesinato y destrucción de prueba por deshacerse del cuerpo y las pertenencias de la víctima, quien cuidaba de Cummings Irrizary en su casa en Sabana Grande, bajo un programa de ama de llaves para veteranos.

Hoy, entre varios agentes que fueron llamados al estrado como testigos de cargo, la defensa se concentró en contrainterrogar al agente Tomás Cruz, de la División de Homicidios de Mayagüez, quien trabajó como apoyo a los agentes que investigaban la querella relacionada a Maritza como Persona Desaparecida.

El agente declaró que el 10 de mayo recibió la orden de que él y otros dos agentes a cargo de la investigación, fueran al cuartel de Sabana Grande porque Cummings Irrizarry estaba allí preguntando por el caso de la enfermera.

En el cuartel los agentes del CIC, Edgar Vélez y Juan Martínez, entrevistaron al veterano que decía estar preocupado por la desaparición de Maritza. En eso, llegó Guillermo Cummings Vélez (hijo) con su esposa Yamaris Lugo Rivera.

El testigo dijo que uno de los agentes reconoció al joven cuando pasó por el pasillo del cuartel, porque era el que habían visto en los videos de las cámaras de seguridad del Mayagüez Mall (donde abandonaron el carro de Maritza). Entonces deciden entrevistarlo por separado para comparar las versiones.

La defensa pidió que se le permitiera mostrar notas de la libreta de anotaciones del agente Cruz, de la cual se desprende que Cummings padre declaró ese día -a las 5:30 pm- que el día 9 de mayo Maritza llegó a eso de la 1:00pm a su casa y preparó alimentos. Estaban allí su hijo y la esposa.

“Mi hijo la llama para que pasara a mi cuarto para arreglarlo y ella pasa a mi cuarto. No escucho ruido. Caminé hasta mi cuarto con un andador y pude ver el cuerpo de Maritza tirado encima de mi cama boca arriba. Fui a donde ella y le di respiración y masaje cardiaco, pero ella no respondió”, narró leyendo el agente testigo.

El abogado estableció que no fue su representado quien mató a la víctima. Sembró la duda sobre la versión de los co-acusados sobre que a Maritza la hallaron semidesnuda en la cama porque Cummings Irizarry la usó sexualmente después de muerta, pues el supuesto masaje cardiaco abre a la posibilidad de que tuviera el pecho expuesto. El Jurado se mostraba atento, mientras, el acusado se quitaba los lentes para limpiarse la cara y los ojos.

 

Durante la mañana declaró el supervisor de Seguridad en el Mayagüez Mall, Danny Figueroa, quien confirmó que de 139 cámaras de seguridad que hay en el centro comercial, al menos 20 grabaron cuando Cummings hijo abandonó el carro en el estacionamiento.

El video -mostrado en Sala al Jurado- revela cómo a eso de las 2:31 pm del 9 de mayo, entró el vehículo Toyota Yaris color rojo de Maritza por la marginal de Wallmart y se estacionó frente a la tienda. Muestra al joven caminando dentro del Mall hasta salir por la puerta que da hacia los taxis (El Mesón), habla con un taxista y aborda el taxi que sale a las 2:45 pm. Le tomó 15 minutos aproximados en deshacerse del carro.

Luego declaró la enfermera que atendió a Cummings hijo y a su esposa en el hospital de La Concepción “por fuerte dolor abdominal”. La enfermera Yahaira Ortiz declaró que llegaron entre las 5:00 y 6:00 pm y que cuando se fue a las 8:00 pm del turno, ellos aún estaban en sala de Emergencias.

También declararon los agentes de Servicios Técnicos, Luis Montalvo y Eduardo Quiñones, quienes estuvieron a cargo de tomar fotos de la escena, del trayecto que tomaron para deshacerse del cuerpo, incluso de los sospechosos.

El último en declarar fue el agente Juan Martínez, de Homicidios, quien participó del interrogatorio a Cummings el 10 de mayo en el cuartel de Sabana Grande y confirmó que Cummings hijo llegó cuando entrevistaban al padre y rápido lo reconocieron del video de las cámaras de seguridad en el Mayagüez Mall. Fue entonces que lo entrevistaron, confrontándolo con fotos que tenían del video y Cummings hijo levantó las manos y dijo:

-Soy yo. ¿Qué ustedes quieren saber?

-Dónde está Maritza, preguntó Cruz.

-La maté, confesó.

Luego, los agentes continuaron interrogándolo para conocer el móvil de los hechos y este alegó que su padre llevaba tiempo incitándolo a matarla. Narró además cómo lo hizo y que su papá lo vio desde el pasillo y no hizo nada. El joven nunca dijo que su esposa participó de los hechos, sin embargo, cuando los agentes la entrevistaron, ella confesó todo.

Este miércoles continúa el juicio y se espera declare un testigo importante, según adelantaron los fiscales.

Nota relacionada: Jurado llora en juicio contra el veterano acusado de asesinar a enfermera sabaneña

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!