«Que paren las máquinas»; exigen preservar bahía de Aguadilla

Manifestantes hacen un recorrido comunitario en Campamento Pelícano

Por Matthew D. Rodríguez Pagán

Aguadilla. Emily Alicea, residente del barrio Borinquen recordó cuando en el 2006 la playa en Aguadilla era clarita como un cristal y ahora no es como antes. “El agua está completamente diferente”, afirmó en días recientes desde el establecido Campamento Pelícano, donde se dio un recorrido comunitario, para observar la destrucción ambiental provocada por las corporaciones The Cliff, RL Partners y Aguadilla Pier, del desarrollador Carlos Román González.

“No podemos permitir que destruya nuestro hábitat natural”, expresó José Rodríguez, también vecino del área.

Por su parte, José David Lebrón, otro vecino de Aguadilla, manifestó a La Isla Oeste que sintió la responsabilidad de ir al lugar a informarse y ver lo que está pasando. El recorrido fue convocado por residentes del barrio Borinquen de Aguadilla, líderes religiosos, organizaciones sin fines de lucro y la representante por acumulación, Mariana Nogales Molinelli, del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC).

Como simbología de desahogo, las personas allí presentes colocaron una pequeña estaca para representar que querían proteger la servidumbre del antiguo tren, el Camino Los Lazos, el farallón, la biodiversidad de alta importancia como la boa puertorriqueña, el pelícano pardo, las golondrinas, la mariposa arlequín; el mogote como hábitat crítico, la fisiografía cársica, patrimonio cultural por el Muelle de Azúcar, el almacén y el tanque de melaza.

Manifestante posan frente al mogote de carso destruido (Foto por Matthew D. Rodríguez Pagán para La Isla Oeste).

“El ecosistema se puede regenerar, no a la perfección nunca. Nunca ninguno de nosotros lo vamos a poder ver, pero es importante saber que ahora estamos en la coyuntura de poderlo hacer”, mencionó Melanie Sánchez, graduada de bachillerato en Ingeniería Ambiental del Recinto Universitario de Mayagüez (UPRM) y con una maestría en Planificación Ambiental de la Universidad Metropolitana (UMET) del sistema Ana G. Méndez.

Los diferentes entes reclaman que se detengan los proyectos de construcción denunciados, entiendiendo que violan leyes como: la Ley Núm. 241 Ley de Vida Silvestre, la Ley Núm. 292 Ley para la Conservación y Protección de la Fisiografía Cársica de Puerto Rico; leyes federales como: la Ley de Conservación de Especies en Peligro de Extinción y la Ley de Agua Limpia; además del Tratado de Aves Migratorias de Estados Unidos.

Pide investigar irregularidades

La representante Mariana Nogales Molinelli frente al Campamento Pelícano (Foto por Matthew D. Rodríguez Pagán para La Isla Oeste).

Por su parte, la representante por acumulación del MVC, Mariana Nogales Molinelli, presentó la Resolución Conjunta #830 para que la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes investigue irregularidades y los procesos de las agencias como la Oficina de Gerencia de Permisos(OGPe), la Junta de Planificación (JP), el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el Municipio de Aguadilla. La pieza legislativa fue aprobada en noviembre pasado, pero la representante ha dicho que la investigación «no tiene prioridad» en la legislatura y se atenderá en algún momento del cuatrienio.

“Yo creo que la comunidad y la gente en Aguadilla debería tener más participación en la toma de decisiones que ocurren en su pueblo”, representante Mariana Nogales Mollineli.

Nogales Molinelli también mencionó que el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) apoya convertir el Muelle de Azúcar y demás infraestructura, en un área de importación, almacenamiento y distribución de combustible de avión, que -según dijo- representaría peligrosidad para la comunidad e impacto en el medio ambiente, lo que no le serviría a la economía turística.

Más allá de eso, Nogales Molinelli mencionó que la geóloga del DRNA, Ruth Vélez, determinó que la demolición de las dos estructuras levantadas sobre la Cueva Las Golondrinas -un potrero y un salón de actividades-, es bien delicada. Esto, porque la estabilidad de la cueva está comprometida, ya que una maquina pesada puede colapsar el techo de la cueva.

El área de The Cliff, donde se pretenden construir 86 adosados o townhouses -y ya han rellenado con mogote de carso-, también se caracteriza como inestable. Nogales Molinelli indica que hace falta un análisis geológico, un estudio del suelo, porque pueden haber cavidades y sumideros de la zona cársica justo debajo de los edificios que quieren construir, lo que podría crear la posibilidad de que uno de esos edificios colapse y caiga dentro de un sumidero o cavidad. Como estarían encima de un relleno que es inestable, en caso de un terremoto estaría como en una especie de gelatina y podría derrumbarse. Se mataría una economía turística y una de las playas más famosas de Aguadilla, como Crash Boat, enfatizó Nogales Molinelli.

“De eso dependen los pescadores, depende la gente de la pesca comercial, los guías turísticos, las hospederías, los hoteles, todo eso, los restaurantes de comida, todos los empleos que genera la actividad turística se van a ver afectados si esto se convierte en una bahía de San Juan con el agua negra, sin arrecifes, sin flora ni fauna”.

Debido a esas múltiples razones, Nogales Molinelli entiende que se debe hacer investigaciones a nivel estatal, como ella presentó en su Resolución Conjunta #830; y a nivel municipal, para sentar a personas como al secretario del DDEC, Manuel Cidre. La representante indica que hay evidencia de una exención contributiva y un decreto que se le dio a esta persona (Román González) por el proyecto de Aguadilla Pier de $2 a 4 millones de dólares.

Asímismo, indicó la licenciada que la demanda interdictal del alcalde Julio Roldán Concepción del Partido Popular Democrático (PPD) no ha conseguido detener la construcción en definitivo.

“El caso está mal dirigido -a mi entender-, y va en la línea de que esta persona obtenga los permisos que le faltan y legalice la destrucción”, opinó Nogales Molinelli.

Por su parte, Jaris Delgado Cabán, psicóloga clínica, educadora agroambiental e integrante de los grupos Campamento Pelícano, Salva Aguadilla y el Proyecto Plenitud, reiteró que las zonas hoy lucen destruidas y que en el primer camino inscrito en Aguadilla se ha querido restringir el paso -por parte del desarrollador- que se utilizaba para caminar desde la playa Crash Boat al pueblo.

El grupo le da inicio al recorrido por el camino Cuesta Las Lomas (Foto por Matthew D. Rodríguez Pagán para La Isla Oeste)

Además, relató que los proyectos le han quitado 70 pies de espacio al camino, afectaron al mogote de carso que sirve como filtro para las aguas que ya han desfavorecido a las playas Crash Boat y Rompe Olas, por falta de control de sedimentación y erosión; y por ende, también han perjudicado a buzos, bañistas y pescadores.

“Queremos que la bahía de Aguadilla sea una reserva natural, porque ya hay descarga de aguas negras por todas partes y es una de las aguas más lindas que tenemos en el oeste de Puerto Rico”.

Por otro lado, se dijo que han invadido propiedades adyacentes como han sido la de Soraya Cesto, cuya familia ha tenido propiedad en ese lugar por 80 años y que también es integrante de Salva Aguadilla, organización compuesta por voluntarios preocupados por lo que está pasando. Según cuenta, su propiedad ha sufrido daños como fisuras y grietas, y su terraza perdió un pedazo a causa de las vibraciones que ha producido la maquinaria. Añadió que también se le construyó una verja frente a parte de su propiedadque es ilegal.

Incluso, Cesto y demás personas preocupadas por estos daños ambientales y con la meta de hacer valer los recursos naturales, reglamentos y leyes de Puerto Rico, se han reunido con la Asamblea Municipal de Aguadilla y con la secretaria del DRNA, licenciada Anaís Rodríguez Vega, pero no han conseguido cita con el alcalde de Aguadilla, Julio Roldán.

Además, se le construyó un muro de hormigón en la propiedad de Abraham Hernández, quien ha prestado su hogar para el Campamento Pelícano que se estableció el 2 enero de este año, según Nogales Molinelli.

La actividad le fue dada a comienzo por la jubilada pastora, reverenda Magda Aguirre, la reverenda Carmen Julia Pagán, de la denominación bautista y que forman parte de la organización ecuménica Mesa de Diálogo Martin Luther King Jr. que abraza los principios de Martin Luther King; y llevaron a cabo una oración dirigida por el padre Alberto Ignacio González.

Matthew D. Rodríguez Pagán
Periodista Independiente at La Isla Oeste

Periodista independiente. Egresado de la UPRM, comprometido con relatar las vivencias del oeste.

Un comentario sobre “«Que paren las máquinas»; exigen preservar bahía de Aguadilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.