Real la inseguridad alimentaria en el Oeste

Por Víctor Manuel Vázquez Domenech

La inseguridad alimentaria en el Oeste es una realidad. Es un secreto a voces que nuestros pueblos tienen mucha necesidad. Así lo expuso Elizabeth Moya, fundadora y directora ejecutiva de la Fundación Lazos de Amor.

“¿Cuán vigente está? Es nuestro día a día. Cuando hablamos de inseguridad alimentaria, nosotros estamos hablando de que mucha gente en este momento lo va a creer imposible. Hay gente que piensa que en Puerto Rico no hay necesidad. Pero de que tenemos pobreza en nuestra zona, es una realidad. Es la realidad de nuestros envejecientes”, afirmó Moya.

“Tenemos envejecintes pasando hambre. Nosotros vemos muchos envejecientes que tienen que decidir entre si pagan la renta o compran los medicamentos o comen carne. Mucha gente no sabe ni lo que son frutas y vegetales. Le pasan por el lado a las frutas y vegetales. Nosotros tenemos la data que evidencia esto”, sostuvo la directora ejecutiva.

Lazos de Amor es una organización sin fines de lucro dedicada a mitigar hambre y pobreza en nuestra zona Oeste.

En un principio, Moya, pensaba que solamente iban a mitigar hambre pues era lo que estaba identificando en muchas personas tras el paso del huracán María pero con el pasar el tiempo también han podido mitigar pobreza.

Lazos de Amor surge tras ver la situación de necesidad de alimentos y agua en su pueblo de Isabela después del mes de septiembre de 2017 cuando el huracán María nos azotó sin compasión.

Relató que el servicio de energía eléctrica le fue restablecido a poco mas de 20 días pasado el huracán, lo que le motivó, junto a su esposo César Castro, a congelar padrinos de refrescos con agua para luego repartirlos a mujeres embarazadas, envejecientes y niños que hacían largas filas buscando algún alimento o servicio en diferentes lugares de la zona Oeste. “Esa era la prioridad para mi en aquel momento”; comentó Moya.

Después de ahí, ya tenía acceso en los supermercados y comenzó a comprar juguitos para congelarlos y seguir repartiéndolos en las filas. “Creamos diferentes actividades. Yo soy una persona muy creyente. Mi fé está basada en que el Señor dirige cada cosa que hago y cada paso que doy. El Señor me mostraba lugares dónde poder llegar para ser de bendición a dónde estaba la necesidad”; explicó.

“Yo iba viendo la necesidad en cada uno de los sitios”; mencionó, al tiempo que expuso que comenzaron brindando de su propia compra para mitigar estas necesidades. “Yo estaba dedicada en cuerpo y alma a que lleváramos sonrisa a la gente. Había mucha depresión en las calles y en nuestros envejecientes. Simplemente era la necesidad día tras día”; recordó.

Según Moya, las puertas se siguieron abriendo y las personas comenzaron a llamarla para cooperar y donar artículos de primera necesidad para que ella los repartiera a tal punto que no tenían dónde caminar en el apartamento donde residían. Esta situación provocó que se tuvieran que mudar a una casa con marquesina y otros espacios para poder colocar las donaciones que recibían, donde finalmente tuvieron que utilizar hasta el patio para colocar los víveres donados.

Luego, de unos cinco meses de fundada la organización, se unen a FEMA para convertirse en parte del Centro de Recursos Humanitarios en el Estadio Luis A. “Canena” Márquez de Aguadilla. Una vez salen de aquí, al FEMA cerrar el Centro de Operaciones, se ubican en un centro comunal de la Urbanización Vista Verde de Isabela donde están actualmente.

Alianza con el Banco de Alimentos

Lazos de Amor se nutre, en mayor parte, por los alimentos otorgados por el Banco de Alimentos ubicado en Carolina. “Es un lazo fuerte que nosotros tenemos para poder decir si hay necesidad en la zona, nosotros estamos adscritos al Banco de Alimentos y de ahí entonces es la mayor parte de los alimentos”.

Empero, Moya manifestó que hay alimentos a los cuales ellos no tienen acceso ni el Banco de Alimentos los tiene disponible como lo es el arroz y los suplementos alimenticios, que tanto demanda tiene entre los envejecientes que los llaman pero la organización no tiene los recursos para adquirirlos, por lo que hizo un llamado a la ciudadanía a donar estos productos.

Para mayor información sobre esta organización sin fines de lucro o si desean cooperar pueden llamar al (787) 387-7182 donde también pueden enviar donativos por ATH Móvil.

Las expresiones de Elizabeth Moya se dieron ayer durante su espacio semanal, todos los viernes, en el programa radial «Desayunando con WABA» que moderan Víctor Vázquez y Berenith Román y que se transmite de lunes a viernes en el horario de 9:00 a.m. a 11:00 a.m. por el cuadrante de su radio 850 AM, por internet: www.waba850am.com y por la red social Facebook/Waba La Grande.  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.