Skip to content

Residente en falla geológica en San Sebastián temió por su vida durante sismo [VIDEO]

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

Pánico. Eso de “agacharse, cubrirse y sujetarse” durante un temblor de tierra no fue una opción en la mente de Rebeca Sotomayor, quien salió despavorida de la casa junto a su esposo, tan pronto sintió el sismo de 6.3 registrado a las 11:23 de la noche del lunes 23 de septiembre.

Y es que, el temor de que algo le cayera encima no superó el pánico de imaginarse ser tragada por la tierra y enterrada con los mismos escombros de su inestable residencia. La casa ubica en medio de una falla geológica que avanza a grandes rasgos en los sectores Guatemala y Rincón del barrio Robles en San Sebastián, tragándose el terreno que sucumbe casi una pulgada y media de profundidad cada mes.

 “Se sintió bien fuerte. Como si estuviera en una hamaca meciéndome”, dijo la mujer. “Tan pronto sentí en “jamaqueón” (movimiento de tierra) corrí para afuera. ¡No me quedó de otra! Porque, es sin haber temblor no estoy segura, imagínese con ese temblor fuerte. Pensé que se caerían las paredes”, narró a La Isla Oeste, todavía hoy asustada.

Video de sismo del 23 de septiembre 2019 en San Sebastián

Según la página del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), durante un terremoto se supone que usted siga estos pasos:

  • Mantén la CALMA.
  • AGÁCHATE en el suelo.
  • CÚBRETE debajo de muebles como un escritorio, mesa sin tope de cristal, debajo de escaleras fuertes o dentro de un baño. Si no hay ninguno a tu alrededor, acércate a una pared interior y cubre tu cabeza y cuello con tus brazos y manos.
  • AGUÁNTATE al mueble o a tu cabeza y cuello hasta que pare de temblar.
  • Mantente alejado de ventanas, lámparas, espejos, tablillas, televisores, abanicos de techo, archivos de oficina, objetos pesados que estén en gabinetes de cocina o muebles pesados.

Contra el reloj

Luego de una inspección que hizo a su casa esta mañana, Rebeca notó varias grietas adicionales a las que ya su residencia venía reflejando a consecuencia del movimiento de la casa debido a la falla geológica. “La baranda de la escalera está a punto de caerse”, acotó la mujer.

Rebeca es una de varias familias a las que se les ordenó desalojar el lugar, declarado zona de desastre por los derrumbes continuos. Empero, todavía hoy espera por la aprobación del fondo federal que le prometieron bajo el Programa de Reparación, Recuperación y Reubicación (R3) de viviendas, como parte de un proceso de expropiación que obedece a una orden judicial.

¿Dónde pasaron la noche?, preguntamos. “Aquí en la casa”, dijo, a pesar de las cuatro réplicas fuertes y sobre un centenar de réplicas menores. “Con un ojo abierto y uno cerrado”, confesó, puntualizando en que “es el único sitio de vivienda que tenemos”.

En 15 años que lleva allí viviendo, Rebeca dice no haber sentido nunca moverse la tierra como anoche.

Este caso comenzó en 2014, luego de varios estudios de terreno que provocaron el cierre de la carretera 446, principal vía utilizada por residentes y visitantes del Pepino y áreas circundantes, como el lugar turístico Gozalandia. Hace unos meses comenzaron trabajos para la reconstrucción de la carretera, pero todos los residentes del área recibieron una orden de desalojo. Rebeca y su esposo siguen allí, por temor a perder lo único material que les queda. Anoche, al parecer, sus prioridades cambiaron.   

Nota relacionada: Desalojados por inminente falla en el Pepino no ven dinero de expropiación [VIDEO]

Nota relacionada: Se los ‘traga’ la tierra

Daileen Joan Rodríguez

Periodista con 17 años de experiencia en periodismo hiperlocal. Fundadora de One Red Media / La Isla Oeste. Miembro de la Junta Directiva de la Asppro. Para preguntas o comentarios escribe a: daileenrodriguez@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: