Skip to content

Secretario DRNA niega haber endosado un reinicio de construcción paralizada en condominio Sol y Playa

Rafael Machargo Maldonado

Ante la controversia en el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales por la construcción de un muro que protege el perímetro del Condominio Sol y Playa a las faldas del mar en la costa de Rincón, el secretario Rafael A. Machargo insistió hoy que el acuerdo con la administración del condominio Sol y Playa sea un endoso para retomar la construcción paralizada de una piscina.

A continuación el comunicado intacto del secretario:

“Nuevamente me veo obligado a aclarar expresiones públicas erróneas sobre determinaciones del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales bastante claras, y sobre el mismo asunto. Así que, de entrada, debo rechazar que las estipulaciones logradas entre las partes por el ‘caso de vida silvestre’ en el condominio Sol y Playa de Rincón pretendan o intenten de cualquier manera o mediante subterfugio, validar, endosar o reiniciar una construcción que legalmente está en este momento impedida de continuar.

He notado que existe cierta confusión en algunas personas, y hasta en legisladores, entre los varios asuntos que ha atendido el DRNA, primero con su Orden de Cese y Desistimiento, y ahora con las estipulaciones logradas en este caso de protección de vida silvestre, el cual, hay que destacar, fue presentado por la propia agencia contra el susodicho condominio; el caso presentado por la Junta de Planificación ante un tribunal por posibles irregularidades en los permisos de construcción otorgados por OGPe, lo que paralizó la obra, y; el caso ante una oficial examinadora de nuestro Departamento por impugnación del deslinde de la zona marítimo terrestre del condominio. Veamos.

Caso de ZMT

El asunto sobre el condominio se originó cuando un condómine impugnó en mayo pasado ante el DRNA el deslinde de zona marítimo terrestre. Al investigar la querella en el campo el 20 de mayo pasado, el DRNA entendió que la construcción se realizaba en la faja de los veinte metros colindantes con la ZMT, por lo cual procedimos a paralizar los trabajos de construcción de gazebo, piscina y muro que se estaban realizando. Esta apreciación sobre la construcción en la ‘faja de salvamento’ o ‘zona de separación’ fue confrmada más adelante.

Mientras tanto, el caso de impugnación del deslinde de la ZMT ha continuado su proceso administrativo ante una oficial examinadora, de manera objetiva y protegiendo el debido proceso de ley (un derecho constitucional) a las partes, es decir, al que impugna y al condominio.

Ahora bien, al inicio de ese proceso sobre la ZMT ocurrieron ciertos eventos que dieron paso a un segundo caso, pero esta vez, fuera de la jurisdicción del DRNA.

Caso ante la Junta de Planificación

Cuando percibimos la posible violación a la franja de salvamento en mayo pasado, y luego de haber paralizado la construcción por una semana, debimos referir el caso el 27 de mayo ante la Junta de Planificación, según lo establece el Reglamento Conjunto para la Evaluación y Expedición de Permisos Relacionados al Desarrollo, Uso de Terrenos y Operación de Negocios (Sección 6.4.2.2 (a) ), que administra esa agencia. Es la Junta la entidad llamada a “investigar los referidos o querellas de las Entidades Gubernamentales Concernidas o cualquier persona natural o jurídica, señalando la ausencia de permisos o el incumplimiento con las disposiciones legales aplicables en el otorgamiento de permisos relacionados a sus áreas de injerencia o en la operación de los permisos otorgados”. Ya fuera de nuestra jurisdicción ese asunto de la posible violación a la franja de salvamento, el DRNA no tenía más opción que levantar la paralización.

Pero no conforme, el DRNA solicitó poco tiempo después a la Junta que “se atienda y se resuelva con urgencia la auditoría de la Certificación de Auditoría Ambiental por Exclusión Categórica, emitida por la Oficina de Gerencia de Permisos” (OGPe), pues, de haber un incumplimiento, “podría repercutir en la revocación del permiso de exclusión categórica que OGPe finalmente expidió”.

El pasado 4 de agosto la Junta determinó que hubo irregularidades en la otorgación de los permisos de construcción, paralizó la construcción y acudió posteriormente al tribunal para anular los permisos otorgados.

De la Resolución emitida por la Junta para paralizar la obra surge claramente que no era el DRNA la agencia llamada a detener dicha construcción. Hemos reiterado en infinitas ocasiones que el DRNA no emite permisos de construcción de piscinas, por tanto, tampoco puede revocarlos. Sin embargo, para lo que está en nuestra jurisdicción, según los reglamentos y leyes aplicables, como la impugnación del deslinde de la ZMT y la protección de las especies en peligro de extinción, hemos sido proactivos.

Caso de vida silvestre

Durante una vista referente a la ZMT ante el DRNA, la agencia advino en conocimiento del lamentable suceso en que un carey quedó varado al internarse en la obra en construcción, con grave peligro para su vida, mientras buscaba desovar.

La agencia presentó una querella contra el condominio y emitió una Orden de Cese y Desistimiento el 16 de julio para esa área específica. La Orden original fue malinterpretada, pues se hablaba en los medios de paralización completa de la construcción, y ante eso decidí aclarar el asunto mediante una enmienda a la Orden, especificando el lugar preciso a ser remediado para evitar un desastre con una especie en peligro de extinción. Y así mismo se le aclaró de inmediato el verdadero alcance de la Orden, y que era un error interpretarlo de otra manera.

No obstante, todavía vemos que algunos insisten en decir erróneamente que hubo un cambio en la Orden. Eso no es correcto. La Orden y la Orden Enmendada tienen exactamente el mismo propósito: proteger el área de paso de anidaje de las tortugas mediante una serie de recomendaciones vigorosas en el área a ser impactada.

Ahora bien, todo proceso de querella requiere vistas administrativas, y este caso de vida silvestre también. Así las cosas, la parte querellante (el DRNA), el querellado Playa y Sol y un co-querellado (Norman Irizarry) llegamos a unas estipulaciones para proteger la vida silvestre en el lugar. Y son estas estipulaciones las que, ahora, son objeto de una errónea interpretación. Sin embargo, debe quedar establecido que el único propósito de las mismas es proteger el anidaje eficaz de las tortugas que intenten desovar en su nido, que no está dentro del área paralizada, como algunos creen equivocadamente.

Entre los varios acuerdos, podemos destacar una estipulación para que se construya una verja eslabonada temporera, bajo la supervisión de la agencia, pegada en el exterior de la verja que se construye a la vuelta redonda de la misma o donde sea necesario, para cubrir cualquier espacio abierto y evitar que entren nuevamente las tortugas al área de construcción.

Esta verja de protección se establece con el único fin de proteger a las especies y será reinstalada, pues había sido removida por terceras personas, bajo la supervisión de personal del DRNA. Esta tiene un carácter temporero y será instaurada con materiales no permanentes aprobados por nuestro personal. Y para que no haya malentendidos nuevamente, se indica en las estipulaciones que esa verja no se constituye como una construcción en el área que viole la orden de paralización establecida. Con esta verja no se busca erigir linderos ni colindancia alguna y permanecerá en el área hasta tanto la Junta de Planificación, el DRNA o un tribunal o un foro competente decida otra cosa.

Por otro lado, y lejos de lo que se ha dicho públicamente, en las estipulaciones se reconoce el derecho a ejercer la libertad de expresión. No obstante, las manifestacions para que se protejan las tortugas deben realizarse de acuerdo con el propósito loable que se busca, hacerlo en perjuicio de la protección que alegan buscar sería contradictorio, por eso hemos indicado ciertas prácticas que deben llevarse a cabo, y que los ambientalistas suelen conocer.

Pero, si bien se reconoce que no hay intención de afectar, intervenir o incidir sobre el derecho a ejercer la libertad de expresión, asimismo se reconoce que ese ejercicio tampoco debe menoscabar el derecho de los residentes a su intimidad e integridad.

No podría entender la insistencia de tergiversar, deliberada o involuntariamente, esas estipulaciones. No quisiera concluir que las agendas político-partidistas y populistas han desvalorizado los programas de servicios gubernamentales y a todos aquellos que nos ocupamos de rendir nuestro mejor desempeño en el servicio público. Estas estipulaciones sirven para el único propósito que perseguimos, el de proteger la vida silvestre, y no hay nada en ellas que sirvan para otra cosa que no sea esa. Pensar algo distinto es sencillamente incorrecto.”

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!