Skip to content

Senador del PIP insiste en medidas a favor del ambiente y agricultores locales

El senador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, insistió en que la Asamblea Legislativa prohíba el uso del glifosato, un peligroso herbicida, en cualquier propiedad pública y le imponga el límite de 500 acres a terrenos de las multinacionales de semillas transgénicas.

Dalmau presentó el PS130 para prohibir el “uso del glifosato en el desyerbado de autopistas, carreteras, avenidas, calles y caminos estatales o municipales, canales de riego y cualquier propiedad pública”. La Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales, que preside el Dr. Carlos Rodríguez Mateo, sometió un Informe Positivo aprobando el proyecto, pero fue devuelto a Comisión en espera de opinión de Departamento de Agricultura que fue citado varias veces y no compareció.

“Diversos países han prohibido el glifosato luego de que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, entidad francesa adscrita a la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasificara en el 2015 el glifosato como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”. Por ejemplo, en Francia está prohibida la fumigación con glifosato en espacios abiertos al público desde enero de 2017. Puerto Rico debe dar un paso hacia la protección de la salud de nuestra gente y del ambiente en general”, comentó Dalmau.

La exposición de motivos del PS 130 explica que en la Universidad de Caen en Francia se había realizado estudios donde se advirtió que aun en dosis inferiores a las usadas en la agricultura, el glifosato comercial estimula la muerte de las células de embriones humanos, lo que podría provocar malformaciones, abortos, problemas genitales o de reproducción y cáncer.

Por otro lado, el legislador del PIP también hizo un llamado a evaluar las ejecutorias de las empresas multinacionales que se dedican a la producción de semillas transgénicas en el país.
“Presenté el PS 441 y el RS 245 para revisar el control de terrenos agrícolas y los privilegios contributivos otorgados a estas empresas. Recientemente México revocó el permiso a la empresa Monsanto para vender la soya transgénica en siete estados de ese país. El huracán María reafirmó la urgencia real de confeccionar un Plan Nacional de Soberanía Alimentaria donde podamos aumentar y consolidar la producción local de alimentos. Y proteger al agricultor local. Los productos que desarrollan las empresas multinacionales transgénicas en Puerto Rico no son parte de la canasta básica de alimentos en nuestra isla. Si queremos transformar nuestro sistema agrícola, hay que comenzar por proteger los productos locales, los pequeños agricultores, apoyar el desarrollo de la agricultura sustentable y orgánica”, concluyó Dalmau Ramírez.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: