Site icon La Isla Oeste

Sobre 100 mil “airbags” defectuosas amenazan la vida de conductores en Puerto Rico

Foto por Marcel Langthim/Pixabay

Más de cien mil residentes de Puerto Rico están conduciendo vehículos equipados con infladores de bolsas de aire peligrosamente defectuosos que, al desplegarse, pueden explotar y lanzar fragmentos de metal hacia el conductor y el pasajero, provocando heridas graves o la muerte, incluso en un choque leve.

Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés), la actual orden de retiro urgente de bolsas de aire por motivos de seguridad figura como el llamado más grande y más complejo en la historia de EE. UU. Esto afecta a decenas de millones de vehículos de 19 fabricantes de carros y a más de 200 modelos. Al menos 16 personas han muerto y más de 300 han sufrido heridas graves debido a esos infladores de bolsas de aire defectuosos.

Desde mayo de 2019, al menos 100,000 infladores de bolsas de aire defectuosos siguen sin reparar en aproximadamente 100,000 vehículos en Puerto Rico. Eso significa que aún no se ha reparado un 44 por ciento de los infladores de bolsas de aire afectados por esta orden de retiro en Puerto Rico, incluso tras docenas de intentos de contacto por parte de los fabricantes de vehículos. En comparación, el porcentaje de infladores de bolsas de aire afectados por la orden de retiro en los Estados Unidos que no se han reparado es un 35 por ciento.

Esta orden de retiro es particularmente urgente para los conductores de vehículos de mayor antigüedad afectados, ya que la exposición prolongada al calor y la humedad con el tiempo empeora el defecto, lo que aumenta la posibilidad de heridas graves o la muerte.

Aunque la orden de retiro afecta vehículos de 19 fabricantes de vehículos diferentes, ciertos modelos Honda y Acura de 2001-2003 y ciertas camionetas Ford Ranger y Mazda Serie B de 2006 tienen un riesgo mayor. La NHTSA hace un llamado urgente a los consumidores a no conducir estos vehículos a menos que sea directamente al concesionario para que lo reparen de inmediato. Los siguientes son los modelos que no se deben conducir:

En Puerto Rico, más de 500 infladores de bolsas de aire sin reparar forman parte de la categoría “No conducir”.

Los residentes de Puerto Rico pueden ir a AirbagRecall.com para saber si sus vehículos tienen infladores de aire que deben retirarse del mercado. En estos casos, pueden contactar a cualquier concesionario autorizado del fabricante de su vehículo para programar una reparación gratis como parte del retiro.

Esta reparación es completamente gratis. Hay un buen inventario de piezas para los vehículos de mayor riesgo en los concesionarios locales, y varios establecimientos ofrecen servicio de remolque gratis o préstamo de autos para los dueños de vehículos afectados.

Se recomienda que quienes estén esperando piezas de reemplazo para sus vehículos, y aquellos que no se hayan visto afectados por la orden actual de retiro, se comuniquen con el fabricante de sus vehículos y verifiquen que la información de contacto esté al día para recibir alertas de retiros del mercado en el futuro.

“Estos infladores de bolsas de aire son peligrosos y potencialmente letales”, indicó Heidi R. King, subadministradora de la NHTSA. “Si su vehículo es parte del retiro, le reitero con urgencia que lo lleve de inmediato al concesionario para una reparación gratis. Podría salvar su vida y la de sus seres queridos”.

Los fabricantes de vehículos afectados están tomando varias medidas para contactar y alertar a los dueños de vehículos afectados por el retiro y programar reparaciones gratis que pueden salvar vidas. Algunos ejemplos de estas medidas en Puerto Rico incluyen:

Exit mobile version