Skip to content

Sociedad de Ilusiones

Por Nelson Arnaldo Vera Hernández / Catedrático en Sociología

En las últimas semanas estamos llegando a una idea frustrante sobre la sociedad puertorriqueña. Ha pasado largo tiempo que terminamos nuestros estudios en sociología y veíamos un futuro prometedor en la sociedad boricua. No obstante, al parecer caímos en lo que son las ilusiones y la fantasía. Bueno, todo por las observaciones constantes en nuestro alrededor social. Esta premisa es la que nos proporciona el wishfull thinking.

Este concepto se tiende a definir como la construcción de ideas o creencias en la toma de decisiones partiendo de la propia creencia o idea. Se omite completamente todo raciocinio y evidencia. Por ello está (en el nombre del concepto) el vocablo “wishfull” o deseable. Se parte de resolver los problemas o conflictos partiendo de las creencias o deseos y no de la realidad observable. De hecho, estudios sobre este concepto tienden a demostrar que es mínima la probabilidad de que los resultados ante los conflictos utilizando esta forma de pensar sean positivos.

Aclaramos que existen profesionales en el campo de la psicología que tienden a indicar que esa conducta es muy buena para las personas. No obstante, hay mucha discusión ante la diversidad de resultados que coinciden muy poco. De hecho, le llaman el “Efecto Pigmalión”.

Ahora bien, somos de los que piensan que, es mejor vivir con los pies sobre la tierra que del mundo de la fantasía. Pudiera ser que para algunos casos de individuos sea muy útil, no así cuando se convierte en un comportamiento “normal” entre el grupo social.

Son tantos los ejemplos que poseemos a nuestro alrededor que es como si se estuviera convirtiendo como norma en Puerto Rico, sino está ya presente. Suponemos que quien está leyendo diga que somos pesimistas, negativos, pájaro de mal agüero, como poco. Les comentamos que eso no quita en nada observar lo que a simple vista no se puede ver.

Presentamos tres ejemplos observados comúnmente. El primero lo vemos en estudiantes que carecen de destrezas básicas para desarrollarse académicamente. Usualmente poseen de buenas destrezas de memorización que al momento de aplicar o razonar se quedan muy cortos. Se le puede brindar una prueba de definiciones y de etapas saliendo fabulosamente bien. Obvio que las pruebas van dirigidas a “vaciar la botella” o como expresó uno de nuestros estudiantes “vomitar conceptos”.  

La cosa cambia al momento de aplicar estas definiciones. Surge la incapacidad de aplicar el concepto en situaciones a su alrededor o tan siquiera presentar un ejemplo. No se hable de razonar sobre el concepto. Frecuentemente lo vemos cuando se les pide que lo visualicen en otra área de estudio y se vuelve a trancar el juego. Comienzan a utilizar la misma definición memorizada, pero sin la capacidad de razonarla. Nada es solo un ejemplo. Cuando llega el momento de la prueba de aplicación o razonamiento sus resultados son pésimos y piden explicaciones porque “no me merezco esa nota porque yo me sé el material”.

En otros ambientes el resultado es el mismo. La persona que se compra un vehículo de motor categorizado como lujoso, asiste a restaurantes cuyo precio de los comestibles es dos o tres veces mayor que en otros o incluso cuando alardea de lo que va a hacer en el futuro. De hecho, por eso es que comienza a darse esa vida partiendo del supuesto de algo en el futuro. La realidad es que parte que con ello ya se ha convertido en su ilusión.

No crea. Esto también ocurre con profesionales que poseen títulos universitarios como licenciaturas, doctorados, entre muchos. Esas personas que, por el hecho que poseen unas letras previo al nombre de pila, ya creen que dominan el mundo alrededor. La realidad es que parten de que esas letras previo al nombre, le hacen ser quienes quieren ser. Por ello constantemente tiene que sacar las letras previo al nombre.

A lo mejor estamos errados desde hace mucho tiempo atrás por ser positivo hacia las demás personas. Pero, hemos estado partiendo de la realidad y evidencia constante que hoy, nuestra reflexión nos dice, es mejor partir de lo que tenemos y no de lo que no tenemos. Mi abuelo diría: “Más vale pájaro en mano que cientos volando”.    

Nelson Arnaldo Vera Hernández
Catedrático en Sociología at Universidad de Puerto Rico en Aguadilla | + posts

El autor es Catedrático en Sociología del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla. Entre los años 2014 al 2017 fungió como Rector de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla. Ha dictado cursos en diversas instituciones universitarias en las áreas de investigación, dinámica de grupos, problemas sociales y relaciones del trabajo. También realiza análisis sobre problemática social y política puertorriqueña para emisoras radiales de Puerto Rico.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!