La Isla Oeste

Ultimatum a ICF para entregar evidencia

Defensa de acusado de asesinar a su amigo en Rincón en febrero, reclama tres pruebas necesarias para elaborar su teoría.

2016/Foto One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez

Para la Isla Oeste

Aguadilla. “Acabo de matar a mi amigo. Traigo el cadáver aquí y boté la pistola en la playa”.

Esas fueron las primeras palabras que alegadamente descargó Juan Gabriel Camacho Ruiz,  cuando se bajó de la guagua Nissan Tundra color blanca, al llegar al Distrito de Rincón el pasado 10 de febrero, según declaró hoy al agente Edgardo Hernández Méndez, quien confirmó que en ese momento pudo ver el cuerpo dentro del vehículo y presentaba manchas de sangre.

Por esto, Camacho Ruiz, de 28 años, es acusado de asesinar a Iván Ruiz Méndez, de 46 años, aunque luego se declaró no culpable.

Durante el segundo día del juicio en su contra, su abogado de defensa, licenciado Miguel Clar, dijo al juez Hiram A. Cerezo de Jesús que a esta altura todavía no ha recibido de parte del ministerio público tres pruebas, necesarias para elaborar su estrategia de defensa.

Me deben una prueba del toxicológico del joven fallecido, que es el examen que le hacen para ver si tiene sustancias controladas. Me debe una prueba cibernética, que son múltiples mensajes de texto que le mandaba el occiso a mi defendido, que están relacionados a mi teoría de defensa. Y me deben también una prueba forense de balística, con relación a la utilización de las armas y la forma en que se ocuparon, etc.”, explicó el abogado.

El juez ordenó al fiscal Rufino Jiménez a producir tres proyectos de orden dirigidos a la directora del Instituto de Ciencias Forenses (ICF), Edda Rodríguez, solicitando entregar la prueba a la defensa no más tarde de este viernes. De lo contrario, Rodríguez tendría que comparecer al Tribunal el próximo lunes para explicar personalmente al magistrado porque pasados seis meses del crimen, aun el ministerio público no ha podido entregar la prueba a la defensa.

El magistrado dijo estar utilizando el poder coercitivo del Tribunal, habiendo comenzado el caso sometido en febrero y con varias conferencias con antelación al juicio. “Es tiempo suficiente para que estén esas pruebas disponibles”, sentenció el juez.

Testigos declaran

Orlando Torres González, fue el primer testigo y declaró que se encontraba pescando esa mañana desde la arena en la playa Los Almendros, en Rincón, cuando escuchó varias detonaciones. Dijo que miró y vio una guagua blanca salir a toda prisa del estacionamiento que ubica entre los edificios de la playa. Eran cerca de las 8:00 de la mañana, según declaró.

El segundo testigo fue el agente Hernández Méndez, quien declaró que ese día estaba de turno y eran ya casi las 9:00 am cuando se disponía a salir en su patrulla del cuartel de Rincón, pero entonces entró la guagua blanca a toda prisa, “se estacionó mal sobre el muro del estacionamiento”, dijo, por lo que se bajó para intervenir con el conductor.

El testigo sostuvo que cuando se acercó,  Camacho Ruiz se bajó de la guagua con las manos arriba y le manifestó que traía el cadáver de su amigo. “Acabo de matar a mi amigo. Traigo el cadáver aquí y boté la pistola en la playa”, declaró.

En eso salía del cuartel el retén, Eliasil González, quien también declaró haber escuchado a Camacho Ruiz cuando dijo “me están siguiendo para matarme. Estén pendientes a un vehículo que viene a matarme”, alegó haber escuchado decir en voz de Camacho Ruiz.

González dijo que esa fue la razón por la que entró con Camacho Ruiz al cuartel, mientras que Hernández Méndez se quedó custodiando la guagua, donde la víctima presentaba manchas de sangre en el brazo y costado izquierdo.

Agentes y supervisores ya iban en camino a la playa Los Almendros, donde la escena era custodiada por el sargento Víctor Vélez Reyes, quien no estaba ese día en franco servicio, pero casualmente hacía ejercicios y pasó a ser otro testigo del caso.

Según las declaraciones de Vélez, mientras se ejercitaba por el lugar vio pasar la guagua blanca a toda prisa y le estuvo raro. Luego dijo que se encontró con el primer testigo, Torres González, quien lo conoce y se le acercó para decirle que había escuchado detonaciones y la guagua salir a toda prisa.

Es así que el agente llamó al cuartel de Rincón para informar lo sucedido y tuvo conocimiento que precisamente en esos momentos entraba una guagua a toda prisa al estacionamiento con la misma descripción.

Advertisements

1 Comment on Ultimatum a ICF para entregar evidencia

  1. ESTE ES UN CASO CLARO DE HOMICIDIO PREMEDITADO, EL ASESINO CONFIEZA LOS HECHOS Y TODAVIA SIGUEN ATRASANDO EL JUICIO POR DEMORA DE EVIDENCIA PARA LA DEFENSA. AQUI NO HAY NADA QUE DEFENDER.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: