La Isla Oeste

‘No hay medalla que valga’

La historia de Damiani es una de tantas en Las 100 de la Pargura, carrera que reúne a atletas élites y corrientes que aman el deporte, la adrenalina y la salud.

2016/Foto One Red Media

Por Lester Jiménez / Para La Isla Oeste

Lajas. Annette Damiani cruzó la meta en “Las 100 de La Parguera” entre aplausos y vítores.

No ganó su categoría y mucho menos la carrera, pero no importaba. No competía por medallas, ni premios. Lo hacía para dar gracias a la vida.

Natural de Lajas pero residente en Hormigueros, Damiani fue diagnosticada hace ocho años de cáncer de mama. Pero lejos de rendirse, encontró una razón para luchar.

“Aquel momento me dijeron que no podía tener bebés y me cerraron las puertas, pero yo soy una mujer de mucha fe y creía que podía”, sostuvo Damiani, todavía  con el corazón acelerado luego de concluir la carrera.

“Tanta fue su fe que logró superar el cáncer y hoy tiene dos hijas, de dos y cuatro años. A través del deporte del ciclismo encontró una forma de mantenerse saludable y hoy celebra como si hubiera llegado en el primer lugar.

“Pensé que la salud física era importante para combatir esta enfermedad y fue así que decidí comenzar a montar bicicleta para mantenerme bien y tener una vida plena para mis hijas”, manifestó emocionada.

 “Ahora yo vivo para ellas. Volví a nacer”, destacó.

Con eso en mente, se unió a los más de 2,000 participantes del evento. No le importó sus otras condiciones, como asma y taquicardia. Era el momento de celebrar la vida.

“No hay cosa más linda que sentirse vivo. Levantarse todas mañanas y decir, ¡wow, vi el sol, tengo una oportunidad de vida! Mientras tenga vida, tengo las fuerzas para lograr lo que yo quiera”, dijo emocionada.

Por eso celebró al concluir la carrera. Ella también era una ganadora.

“Vencí el cáncer. Que venza esta carrera no es nada”, destacó.

Una fiesta para todos

La historia de Damiani es una de tantas que pueden extraerse de esta actividad, que reúne tanto a atletas élites como a personas comunes y corrientes que aman el deporte, la adrenalina y la salud.

Pero además, es plataforma para futuros atletas, como José Julián Padilla Castillo, un niño de 12 años que dominó su categoría infantil en la distancia de 50 kilómetros.

El caborrojeño, quien compitió por segundo año seguido, no se intimidó por las dificultades de la enlodada ruta e incluso llegó mucho antes que cientos de competidores.

“Me fue bien. Yo me metía por el lado (del fango). Algunos los cogía”, dijo el pequeñín, que apenas cursa el séptimo grado.

“Me gusta lo extremo”, agregó al contestar qué lo motivó a practicar el deporte del ciclismo de montañas. “Las cuestas es lo más que me gusta”, subrayó.

Para José Julián, la meta está clara.

“Quiero llegar a las Olimpiadas”, dijo sin vacilar.

“Las 100 de La Parguera”, además, sirve para que competidores elites de otros países conozcan la Isla y compartan con atletas del patio.

“Vengo acá porque la verdad es que me siento como en familia. Todos los puertorriqueños se han portado conmigo de manera extraordinaria. Me han apoyado y creo que es parte de lo que me gusta hacer: poder motivar a las chicas a que sigan en este deporte”, sostuvo Flory De León, campeona femenil y oriunda de Guatemala.

“Me gusta poder competir el deporte que me gusta con los hermanos de Puerto Rico. Es una actividad muy interesante”, sostuvo Leandro Sánchez, de República Dominicana. Vine por primera vez el año pasado y quise regresar este año. Si Dios quiere, regreso otra vez el año que viene”, sentenció.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: