Skip to content

Nace de la pandemia una “bebé coronial” en Mayagüez

[AUDIO – VIDEO] A nueve meses del encierro en Puerto Rico por Orden Ejecutiva para contener la pandemia, ya nacen los “bebés coronials“; aunque se descarta un “baby boom” que aumente la tasa de natalidad en la Isla.

Por Daileen Joan Rodríguez

Quizás la sala de espera no estuvo llena de familiares para recibir a Ainhoa a este mundo, pero ciertamente, no faltaron las expresiones de amor a distancia para esta bebé concebida durante el encierro por la pandemia del SARS CoV 2.

Cuando en marzo de 2020 la gente en Puerto Rico tuvo que encerrarse por Orden Ejecutiva para contener el contagio de la enfermedad COVID-19, Shalimar Santiago Silva de 25 años y su esposo Luis Ferrer Henríquez, de 22, no fueron la excepción; y sin pensarlo, en esa cuarentena fue concebida Ainhoa.

Nueve meses después, Ainhoa Ferrer Santiago nació en el Maternal & Infant Center del Mayagüez Medical Center, a la 1:01 de la tarde del lunes, 14 de diciembre de 2020; pesó 6.5 libras y midió 18.8 pulgadas.

2020 / One Red Media

La espera de su llegada no se dio desde la sala del hospital como acostumbran las familias a hacerlo, sino por video llamada, detrás de la pantalla de un celular, debido a que las restricciones sanitarias no permitieron que familiares ni amigos estuvieran presentes. 

“Tenemos que pensar ahora en ellos, que son lo más importante para el futuro” dijo el joven padre, sin lamentar las restricciones, todo por su pequeña recién nacida.

Ainhoa nació sin sospechar que es un fragmento de la historia. Pertenece a una generación testigo de los cambios estructurados por la pandemia. Es por esto que, a estos bebés les llaman “pandemials”, “baby coronial”, “bebés coronials” o “cuarentenials”; los que en Puerto Rico, comienzan a nacer durante este mes de diciembre.

“Fue en marzo (que la concebimos) pero me enteré en junio que la nena venía en camino”, dijo Shalimar, natural de Cabo Rojo, quien atendió su embarazo con la ginecóloga María de Lourdes Tosca. Confesó que al saberse embarazada nuevamente, temió un poco la situación.   “Tener contacto con la gente en las visitas al ginecólogo, (por las restricciones ante la pandemia) era un poco complicado”, acotó la recién parida.

2020 / One Red Media

Ningún “Baby Boom”

Al comenzar los encierros por la cuarentena durante la pandemia, mucho se especuló sobre la posibilidad de un aumento en la tasa de natalidad, fenómeno que conocemos en argot popular como “baby boom”. Sin embargo, un aumento significativo de nacimientos –que se pueda relacionar a la cuarentena- no se ha reflejado aún, al menos en Puerto Rico.

El Dr. William Ramírez Cacho, director del Maternity Obstetrics & Maternal-fetal-medicine ServicesMOMS, afirmó en entrevista con La Isla Oeste,  que “se creía que la tasa de natalidad iba a recibir una inyección con esto de la pandemia; pero para ser honesto, no es hasta ahora reciente que quizás hemos visto un aumento en la tasa de fertilidad. Me refiero a la aparición de casos nuevos de embarazo”.

AUDIO: ENTREVISTA con el Dr. William Ramírez Cacho

Según el director del Centro de Información Censal (CIC) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), José Caraballo, la pandemia, en lugar de aumentar la tasa de natalidad, ha agudizado el problema de escasos nacimientos y amenaza con bajar la tasa a un nivel desconocido. “La pandemia ha empeorado un problema que ya existía”, destacó el especialista en entrevista con EFE en octubre pasado.

“Las proyecciones del Censo de Estados Unidos indican que a finales de 2020 el número de nacimientos en la isla se sitúe en 16,800, la caída entre años más acusada de las últimas décadas”

– EFE
2020 / One Red Media

Un recibimiento virtual

“La familia está enamorá”, dijo Luis con evidente orgullo, al tiempo en que el brillo de sus ojos escapaba sobre la mascarilla que tapaba irreverentemente su sonrisa. “Como no pueden venir, ellos están ansiosos por ver la nena”, acotó.

“¡Pero por cámara!”, salió al rescate su esposa, aunque el joven padre ripostaba que “no es lo mismo, porque en cámara la ven bien grande (a la bebé); y ella es bien chiquita”.  La joven madre aprovechó para llamar a sus hermanas, Beleric y Yessica. La video llamada desde el celular dejó ver las caras de las tías, quienes no se cansaban de pelearse el lente para ver a Ainhoa dormida en brazos de papá.

Tanto Luis como su esposa Shalimar, decidieron “cerrar fábrica” (no tener más hijos). Y es que, para este joven matrimonio, dos hijos son suficientes. Se refieren a Lyxander, su primer hijo y quien a sus 13 meses de edad, carga con la responsabilidad de ser el hermano mayor de Ainhoa y pregunta por ella en cada video llamada.

“Antes nosotros hacíamos una celebración en los hospitales que yo dirijo; permitíamos a más de un acompañante para este momento del parto y veías la salita de espera llena de familiares esperando ese momento y esperando que le dijeras que todo había salido bien, que había nacido el bebé, ese nuevo miembro de la familia. Pues eso ha cambiado. (ahora) todo es a distancia, por FaceTime,  por video conferencia, video llamada. El nacimiento es la pareja solita en el hospital”, relató Ramírez Cacho, director de MOMS.

Cambios permanentes en las guías

El especialista en medicina materno-fetal del grupo Manatí y Mayagüez Medical Center explicó que ciertamente, la pandemia vino a traer cambios permanentes a la manera en que se atienden los embarazos, no solo en Puerto Rico, sino a nivel mundial.  El director del MOMS reconoció que “han cambiado las guías y las recomendaciones”.

En un principio de la pandemia, para dar de alta a un recién nacido del hospital, cuya madre era positivo a COVID-19 (pero asintomática), se buscaba que el bebe pasara a manos de un familiar libre de riesgo. Ahora, explica Ramírez Cacho, “ya las recomendaciones de los CDCs han cambiado; somos más flexibles en eso, siempre y cuando se eduque a la mamá y al papá de las medidas de prevención y se provea de las herramientas y equipos (mascarillas, etc) para proteger al bebé”.

2020 / One Red Media

Afortunadamente, dijo, no ha tenido ningún caso en el grupo de hospitales que dirige, que haya reportado fatalidad por COVID-19 en ninguna de sus madres. “Ninguno ha sido un caso severo”, sostuvo.

Cabe mencionar que en Puerto Rico, si se han reportado muertes relacionadas a la COVID-19 en embarazadas. De igual manera, en otros países, esta población considerada de alto riesgo, ha tenido bajas y/o complicaciones por la enfermedad.

Pero para Ramírez Cacho, los cambios tras la pandemia en este ambiente, ciertamente han sido para bien, afirmó el especielista. Una de las ventajas ahora, es que el flujo de pacientes, aunque más lento, es más preciso.

“Recurrimos a un sistema donde el récord electrónico va dando al paciente el estado en que está su cita. Se quedan en sus vehículos cuando llegan y envían una notificación. Según va fluyendo el sistema el paciente va entrando. Nunca hay más de cinco pacientes en una sala de espera y están a seis pies de distancia”, narró Ramírez Cacho. “Es una forma ventajosa, porque antes tenías que cita a muchos pacientes a la vez, ahora llegan por hora, por cita”, acotó. Esto, dijo, refleja mayor cumplimiento en la asistencia a citas, pues son menos quienes se ausentan.

Daileen Joan Rodríguez

Periodista con 17 años de experiencia en periodismo hiperlocal. Fundadora de One Red Media / La Isla Oeste. Miembro de la Junta Directiva de la Asppro. Para preguntas o comentarios escribe a: daileenrodriguez@gmail.com

1 Comment »

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: